Ningún manipulador se presentaría como tal. Es decir; el éxito del convencimiento oculto es justo eso: que permanezca desapercibido. Esa es la razón esencial por la que quien es manipulado, no lo sabe. Víctimas de hilos que se mueven sobre él piensan, siente y actúa de una manera que no comprende en absoluto, y sin embargo, no puede parar.

No se trata de caer en la paranoia o de elaborar extrañas teorías de conspiración; sino de reconocer que existen métodos de manipulación que ejercen un poder subrepticio sobre las personas. Estas son las 10 más comunes: 

 

10.Distracción

manipulado

Deliberadamente, los medios de comunicación hacen que la atención de la audiencia se focalice en ciertos temas y descuide otros. Esto se logra gracias al factor emocional; no es casualidad que, ante una situación de política o economía urgente, prevalezcan las historias del corazón en lugar de datos duros sobre situaciones reales. 

 

9.Crear problemas para “dar” la solución.

Tal cual, se crean situaciones de conflicto para después plantear soluciones “necesarias”. Por ejemplo, mostrar todo el tiempo el problema de la ralentización de la conexión a Internet y luego cobrar tarifas más altas para “agilizarlo”. O ignorar por años las demandas de inseguridad en una población para más tarde implementar dispositivos de vigilancia que mermen la libertad de los ciudadanos. 

 

 

8.Cambios graduales

Esto es especialmente usado en política; se toma una resolución que en principio pasa desapercibida al no tener grandes repercusiones. Luego de esta, se decide otra que implica más consecuencias. Así continúa la cadena hasta que se llega a una imposición radical de la que nadie se percató jamás. 

 

7.“Mal necesario”

Es aceptar públicamente que una medida no es beneficiosa pero que a la larga lo será. Esta admisión deja sin base a los detractores, quienes se quedan sin argumentos para protestar y no les queda más que aceptar la decisión.

 

6.Infantilización

Apelando a las emociones básicas y los traumas pueriles, se propicia la manipulación y la incapacidad de toma de decisiones. El público es visto como un niño que no tiene capacidad de elección y son otros que tienen que decidir por él: los poderosos. 

 

5.Apelar a la emoción

Tocando los deseos, miedos y pasiones humanas más profundas, se anuncia un producto cualquiera. Por ejemplo, no se promociona una bebida gaseosa en sí, sino las emociones que  rodean a su producto; “libertad”, “amor”, “rebeldía”, etcétera. Las personas acceden a lo que sea, con tal de sentirse como el poder lo anuncia. 

 

4.Mantener la ignorancia

Se trata de abrir una brecha entre la humanidad común y quienes tienen el poder. Así, se contribuye diariamente a la idea de que los “simples mortales” no tienen oportunidad de hacer nada por sí mismos y siempre vivirán “aplastados”. Es una sentencia que los imposibilita a actuar y moverse de su lugar de confort. 

 

3.Promover la mediocridad

Acudiendo al lugar común de la complacencia que implica no esforzarse para nada,  algunos mensajes se basan en la pereza de su audiencia con un mensaje de tipo:  “está bien no pensar. Serás cool mientras permanezcas indiferente en lo que pasa en tu entorno”. 

 

2.La autoculpa

También ese usa el recurso contrario donde se busca culpabilizar al espectador sobre su situación económica, emocional y social. Algo así como: “tu vida apesta y eres el único responsable de ello. No hay manera en que algo cambie, deja de quejarte”.

 

1.Conocimiento 

El conocimiento es poder y el poder conoce las inclinaciones emocionales y mentales de la población, lo que es completamente básico para manejarlo. Incluso, llegan a conocerlos mucho más que ellos mismos. 

 

:::

Muchos han atribuído la descripción de estas estrategias a Noam Chomsky, sin embargo, algunos otros aseguran que éstas son autoría de  Sylvain Timsit, teórico francés. No obstante, no existe  un trabajo oficial que avale una de estas dos teorías, por lo que se ignora de cuál de ellos es autoría. 

Lo que no cabe duda es de la verdad de estas formas de manipulación. No hay que ir muy lejos para tener la certeza de que todos los días recibimos millones de mensajes que nos hacen actuar de una manera inconsciente y autómata. ¿O de verdad podrías decir que no has sido víctima de alguna de ellas?

 

 

 

**

Todas las imágenes:

Lena Pogrebnaya

 

Fuentes:

Psicología y Mente

Dayli Trend

 

 

Desventajas de ser extremadamente inteligente

Comentarios