Lindsay Lohan no puede ser la nueva sirenita. Hace unos días a través de su abandonada cuenta de Instagram, Lindsay Lohan subió una foto diciendo que quiere ser la sirenita en la nueva versión de la película de Disney.

A continuación les presentamos un conjunto de razones por las que eso sería un grave error.

 

1. ¿Te imaginas escuchar a Lindsay cantando Part Of Your World?

Lindsay Lohan no puede ser la nueva sirenita porque aunque haya dado un lindo intento a la música, nadie quiere escuchar una versión PunkRock de Part Of Your World. Y tampoco queremos volver a vivir la decepción de escuchar un auto-tuned tan evidente como en el último trailer de La Bella y la Bestia. Porfa Disney no hagas ese error de nuevo.

 

2. Es pelirroja… pero…

Y aunque Lindsay sea una pelirroja natural, no quiere decir que es la opción para darle vida a uno de los personajes más famosos de Disney. Estamos hablando de un clásico, de una película que marcó a cientos de niñas que hoy en día son adultas y quieren ver a alguien que personifique a la sirena de una manera certera y no sólo en la flamante cabellera de fuego. Y con ese nuevo acento que se carga la cosa sería sólo más rara.
VIDEO DEL ACENTO AQUÍ.

3. Ya lindsay no está igual que antes

Lindsay Lohan no puede ser la nueva sirenita, porque a pesar de que la tecnología CGI nos ha dado grandes sorpresas (sobre todo en la última película de Star Wars) se tendría que hacer un graaaan trabajo para que Lindsay recuperara los looks que en algún punto conquistaron al mundo y que dejara de parecerse a una pariente de Melania Trump.

4. No se ha hecho la película y ya está mandando.

Y por si fuera poco, Lindsay, le escribió a Disney diciendo que el director debería de ser Bill Condon (director de la nueva versión de La Bella y la Bestia), su hermana debería de cantar el tema principal y Úrsula debería de ser la atleta Kristen Graham simplemente porque “es la mejor.”  Toda una jefa, ella.

5. ¿Estamos listos para ver a Lohan como la Sirenita?

Lindsay Lohan se ha dedicado los últimos años (o quizá sólo los últimos meses) a recuperar y mejorar la fama que logró hacerse durante su juventud con varios proyectos humanitarios. Y eso está muy bien. Pero realmente, ¿es suficiente para que la máquina de actrices que la vio nacer perdone sus ofensas del pasado? ¿O para que nosotros dejemos de imaginar lo siguiente?

Comentarios