“Las guerras siempre invocan nobles motivos, matan en nombre de la paz, en nombre de Dios, en nombre de la civilización, en nombre del progreso, en nombre de la democracia y si por las dudas, si tanta mentira no alcanzara, ahí están los grandes medios de comunicación dispuestos a inventar enemigos imaginarios para justificar la conversión del mundo en un gran manicomio y un inmenso matadero”, decía Eduardo Galeano.

Y tenía razón; ¿cómo razonar lo inexplicable?, ¿cómo dar respuestas a la ignominia? Más que causas reales, se trata de la búsqueda del poder por el poder mismo, sin ningún asomo de respeto a la vida; la muerte sin más. Así sucedió en Siria. Esto es lo que necesitas saber:

 

1.¿Cuándo comenzó todo?

Siria

Como un levantamiento social en 2011. Los pobladores de Siria buscaban la emancipación ante el régimen autoritario de Bashar al Assad. Es decir, por principio, se trataba de un conflicto local. Sin embargo, Francia, Reino Unido y Estados Unidos decidieron intervenir.

 

2.¿Por qué hubo esta intromisión?

Autoasumiéndose como los “salvadores del mundo”, Estados Unidos comenzó a apoyar a las fuerzas de oposición al régimen con armamento. En 2014, junto con Francia e Inglaterra, atacaron el territorio buscando “terminar” con el Estado Islámico. Durante el gobierno de Barack Obama, Norteamérica se limitó a insistir en la renuncia de Assad, pero con la llegada de Donald Trump, la guerra regresó.

 

3.¿Qué pasó el viernes 13 de abril?

Estados Unidos ordenó el envío a Siria de 105 misiles. De ellos, 71 fueron interceptados antes de caer.  “Hoy las naciones de Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos han reunido su poder honesto contra la barbarie y la brutalidad”, avisó Trump. Según los reportes oficiales, no hubieron muertos, sólo menos de una decena de heridos.

 

4.¿Por qué lo hizo?

El 7 de abril se perpetró un ataque con armas químicas en la ciudad de  Duma. El uso de gases tóxicos provocó la muerte de 70 personas; la mayoría de ellos niños y mujeres. Mientras que Estados Unidos asumió que este hecho se había llevado a cabo a manos de las fuerzas de Assad,estas se deslindaron de los hechos y denunciaron que se trató de una treta por parte de Occidente para justificar la entrada.  Porque, de hecho, nunca existió un reporte oficial de quién había atacado.

La “justificación” de Trump fue que estas medidas iban contra las normas internacionales sobre armamento químico. En pocas palabras:  Estados Unidos bombardeó a Siria a causa del ataque que sufrió. Por si fuera poco, después del ataque, el mandatario escribió en su cuenta de Twitter “¡Misión cumplida!“.

 

5.¿Dónde atacaron?

Según Estados Unidos, fueron tres objetivos: uno cerca de Damasco y el resto en la región de Homs. En todos ellos, supuestamente, se buscaba terminar con los depósitos de estas armas. Sin embargo, el gobierno ruso ha asegurado que también se pretendieron atacar bases militares sirias. Un hecho notable es que en los ataques se evitaron cualquier cercanía de presencia rusa o iraní —presente en la zona—.

 

6.¿Qué dice la ONU?

Pese a lo que el sentido común pensaría, el Consejo de Seguridad de la ONU rechazó la resolución de condenar estos hechos. Para este organismo —que supuestamente vela por la paz de la humanidad— esta decisión estuvo justificada. Rusia ha acusado a este organismo de pisotear los acuerdos de derecho internacional.

 

7.¿Y las víctimas?

Desde 2011 hasta ahora, este conflicto ha dejado, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, entre 353.593 y 498.593 personas muertas y además, la huída de 5 millones de pobladores. Naturalmente, estas cifras podrían aumentar, pues es difícil hacer estadísticas precisas en un lugar en guerra.

 

8.¿Qué sigue?

Sin importar el horror que estos hechos ocasionen ni los daños irreversibles que cualquier tipo de conflicto bélico pueda causar, Estados Unidos ha declarado que “está listo” para volver a actuar toda vez que Siria vuelva a utilizar armamento químico.

 

:::

¿Hasta qué punto se ha naturalizado la violencia?, ¿desde cuándo la muerte deja de sorprendernos?, ¿a partir de qué momento la indiferencia ha tomado el lugar de la indignación? Poco está en nuestras manos, es cierto. Pero el derecho a la información, la decisión de no dejarse influir por versiones que acreditan la guerra con argumentos manipulados, es algo necesario y urgente.

Es imposible saber en qué terminará todo esto. Nadie puede adivinar cuántos hijos, madres, padres, hermanos y amigos de alguien perderán la vida a manos de una guerra que nadie entiende.

 

 

**

Fuentes:

Huffington Post

Clarín

BBC

La Nación

 

 

Ataque químico a Siria, el más grave en años

Comentarios