Si eres fan de Quentin Tarantino, entonces te encantará saber que el plot de su siguiente película, que incluirá la vida del multiasesino Charles Manson, comienza a ser revelado. Según diversas fuente, la cinta estará ambientada en Los Ángeles, en 1969.

Lo curiosos es que el caso de Manson sólo será mencionado como parte del contexto de la historia principal.

En fin,  mientras nos entereamos de más información, qué les parece si hacemos un recorrido por las nueve obras de Tarantino a través de sus posters.

Aquí vamos:

Perros de reserva (1992)

Quentin Tarantino

Quentin Tarantino, guste o no, sigue desafiando la forma de presentar cine. Las películas del escritor/director provocan conversación y controversia por igual.

Todo ha sido evidente desde que irrumpió en escena con su primer largometraje, un sangriento drama criminal en el que nadie es inocente y todos son sospechosos: Reservoir Dogs.

 


Pulp Fiction (1994)

Quentin Tarantino

Su segundo esfuerzo ganó por unanimidad la Palma de Oro (una rareza) y terminó siendo una piedra de toque de la cultura pop de los años noventa. Una inyección de adrenalina entregada directamente al corazón del cine: Pulp Fiction sigue siendo el mejor trabajo de su creador.

 


Jackie Brown (1997)

Quentin Tarantino

Jackie Brown a veces se considera una versión reducida de la estética característica del director. Eso es verdadero hasta cierto punto; después de todo, es su única adaptación de un trabajo preexistente.

 


Kill Bill Vol. 1 (2003)

Quentin Tarantino

Los seis años transcurridos entre Jackie Brown y Kill Bill: Volume 1 representan la brecha más larga entre cualquiera de las nueve películas de Tarantino. Afortunadamente, la saga de venganza en dos partes de Blood-Spattered Bride valió la pena. Uma Thurman, al reunirse con el director de Pulp Fiction, convirtió a su personaje sin nombre en el protagonista más memorable.

 


Kill Bill Vol. 2 (2004)

Quentin Tarantino

Comparar las dos mitades de Kill Bill entre sí es una especie de tontería, ya que el proyecto fue originalmente previsto (y hecho) como una experiencia de cuatro horas.

 


Death Proof (2007)

Quentin Tarantino

La contribución de Tarantino a “Grindhouse” parece ser el huérfano de su filmografía, pero es digna de una mirada más “profunda”. Death Proof se ve mejor junto a Planet Terror (de Robert Rodriguez).

 


Bastardos sin gloria (2009)

Quentin Tarantino

Inglourious Basterds probó algo que probablemente ya deberíamos haber sabido: que, en el mundo de Tarantino, las películas son tan poderosas que literalmente pueden ayudar a matar a Hitler.

 


Django Desencadenado (2012)

Quentin Tarantino

La “D” no se pronuncia, pero esta sangrienta fantasía de venganza ciertamente tiene mucha presencia. La película más taquillera de Tarantino, “Django”, también es una pieza tan digna como su predecesora inmediata.

 


Los ocho más odiados (2015)

Quentin Tarantino

 

Con todo el crédito debido a las tres películas que lo precedieron, The Hateful Eight tiene que ser la mejor de las películas de Tarantino desde, al menos, Kill Bill. Un drama de cámara convertido en baño de sangre.

 

¿Cuál es tu favorita?

Vía: IndieWire

Comentarios