Para un cantante de la época de Oro en México (1936-1957), lo más seguro es que el maestro Agustín Lara compusiera sus canciones. Desde Boleros hasta música en francés, esta es la historia del personaje que saltó desde los prostíbulos hasta la fama internacional.

Lo más famoso de él eran sus Boleros

Aunque de origen cubano, el Bolero, canción amorosa interpretada la mayor de las veces por un trío, se arraigó en la Ciudad de México por la importancia y difusión que se le dio en radio y cine, pero sobre todo gracias al Flaco de Oro, Agustín Lara, quien enseñó al público que se trataba de una música para ser escuchada, sin importar muchas veces la calidad de voz (la de Lara era terrible).

Agustín Lara

A lo largo de sus 40 años de trayectoria artística, Lara dio a conocer alrededor de 500 canciones. Luego fueron interpretadas por las voces más importantes, desde Pedro Vargas, Toña la Negra, Elvira Ríos y hasta Frank Sinatra.

Agustín Lara inició de manera humilde

Agustín Lara

 

Lara aprendió a tocar piano a temprana edad y trabajó desde los 13 años en “casas de turistas”, que no eran otra cosa que burdeles. En 1928 el Trío Garnica Ascencio grabó su primera canción, Imposible, un bolero que transformó la música mexicana.

 

En 1929, comenzó a trabajar en más canciones, haciendo amistad con cantantes como Maruca Pérez, Juan Arvizu y el Trío Garnica Ascencio, quienes comenzaron a interpretar sus melodías. A partir de ahí tuvo su programa en XEW, La hora íntima, y viajó extenso por América y Europa.

Agustín Lara

 

Otras canciones suyas son Granada, Farolito, Piensa en mí, Solamente una vez y Noche de ronda. Murió en 1970 en la Ciudad de México.

El bolero llegó hasta Japón

Es de notar cómo el bolero tuvo gran aceptación en Japón, donde se arraigó fuertemente entre la población gracias a presentaciones de grandes tríos, como Los Panchos. ¿Te invitamos a escuchar Sabor a mí en japonés.

¡Súper!

Más Cultura de la música

Drogarse y bailar: la música de la contracultura en el México de los 60

 

Comentarios