La ayahuasca es un potente psicodélico que se ha puesto de moda entre los hipsters mochileros en Sudamérica. Las comunidades indígenas amazónicas han usado esta droga como ayuda espiritual, psicológica y física durante muchos siglos, pero recientemente algunos de sus defensores creen que tiene el poder de tratar la ansiedad, la adicción y la depresión.

“Ayahuasca se refiere tanto a la ceremonia de sanación amazónica como a la bebida sagrada que se bebe durante la misma; la planta de poder proporciona claridad mental, así como la desintoxicación del cuerpo.” M.I.

El arte de la Ayahuasca

La ayahuasca es una bebida psicodélica, resultado de hervir las hojas de la vid de ayahuasca (Banisteriospsis caapi) con una planta llamada chacruna (Psychotria viridis). Chacruna contiene un potente compuesto psicodélico llamado N-Dimetiltriptamina, mejor conocido como DMT. Por extraño que parezca, este fuerte compuesto psicodélico se puede encontrar naturalmente en muchos animales y plantas.

En algunas zonas de la periferia del Amazonas, existen grupos encargados de la difusión de la utilización segura de plantas tradicionales. Las personas que integran este tipo de organizaciones se encuentra muy interesadas en acabar con la gran cantidad de prejuicios en torno a los saberes ancestrales.

“Es un proceso de aprendizaje ceremonial que se está haciendo cada vez más popular en todo el mundo, con gente explorando su desarrollo personal a través de la naturaleza introspectiva alucinógena, de acuerdo con el Centro Internacional para la Educación, el Servicio y la Investigación Etnobotánica (ICEERS, por sus siglas en inglés).” BBC

En la actualidad, es común que este tipo de prácticas se ridiculicen ante la falta de información o el mal uso de ellas. Sin embargo, es trabajo de todos el fortalecer las nociones de legado cultural.

La ciencia detrás de la Ayahuasca 

Flickr: Alex Good

Los hallazgos sugieren que este “brebaje de chamanes” amazónico podría estar relacionado con un mejor bienestar cotidiano y potencialmente ofrecer un tratamiento para el alcoholismo y la depresión. Todo esto fue publicado en la revista científica Nature Reports, en lo que representa el estudio científico más amplio y autorizado sobre el tema hasta la fecha.

“Estos hallazgos apoyan la noción de que la ayahuasca podría ser una herramienta importante y poderosa en el tratamiento de la depresión y los trastornos por consumo de alcohol”, dijo el autor principal, Dr. Will Lawn, de UCL, en un comunicado.

 

¿Cómo reacciona el cerebro?

Kamila Donasc

Después de una ceremonia que resulta hipnótica por la cantidad de elementos que intervienen en ella, el momento de experimentar los efectos de la ayahuasca se convierte en minutos de tensión e incertidumbre ante el desconocimiento de la reacción de nuestro cuerpo.

Al aparecer los primeros efectos de la sustancia, varias zonas de nuestro cerebro reciben un estímulo. Por ejemplo, “la amígdala, donde se almacenan los primeros recuerdos emocionales, incluyendo los traumáticos; el neocórtex, responsable de nuestra visión y capacidad de razonar y ejecutar decisiones, y la corteza insular, conocida por su papel en la conciencia”.

Como resultado, la mente se muestra más centrada, activa y empática.

Aún con todo lo que se sabe, no nos queda más que reflexionar. La ayahuasca siempre ha tenido la reputación de ser un narcótico peligroso que no es apto para el estudio científico. Sin embargo, cada vez hay más pruebas que sugieren que, al menos, esta misteriosa droga merece una investigación más completa y amplia.

Fuente: IFL Science

Peyote, un viaje para sanar el alma

Comentarios