¿Gran escritor o alcohólico sobrevalorado?

 

Heinrich Charles Bukowski nació en Alemania en 1920, su madre era alemana y su padre estadounidense. La economía alemana colapsó al término de la primera guerra mundial, por tal motivo su familia se mudó a Baltimore en 1923. Falleció el 9 de marzo de 1994 a causa de leucemia.

“Un intelectual es el que dice una cosa simple de un modo complicado. Un artista es el que dice una cosa complicada de un modo simple.”
-Charles Bukowski.

Como consecuencia de la mala relación que mantuvo con su padre jamás terminó sus estudios en arte, literatura y periodismo. Bukowski trabajó en fábricas, el servicio postal y muchos otros lugares que apenas le daban para comer. Un alcohólico empedernido, apostador e incomprendido.

Alcohol GIF - Find & Share on GIPHY

En la adolescencia padeció un cuadro de acné severo, lo cual lo marcó para siempre. Pasó más de diez años vagabundeando por Estados Unidos. Hoteles baratos y pensiones sucias vieron nacer su obra. Durante ese tiempo sólo comía una barra de dulce que le costaba un centavo al día.

“Se requiere de mucha desesperación, insatisfacción y desilusión para escribir uno pocos buenos poemas. No es para todo el mundo ya sea para escribirlos o siquiera para leerlos.”
-Charles Bukowski.

 

Los textos de Charles Bukowski fueron rechazados un centenar de veces hasta que fue publicado por primera vez cuando tenía 24 años. A los 49 años John Martin el editor del Black Sparrow Press, le ofreció la cantidad de 100 dólares mensuales para que pudiera escribir de tiempo completo.

Movies GIF - Find & Share on GIPHY

A lo largo de su vida publicó más de 50 obras, novelas, poemas o cuentos. Todas sin dejar de lado su característico lenguaje directo y vulgar o depravado para algunos. Prostitución, depravación, excesos y misantropía rondaron sus textos. Es considerado uno de los grandes exponentes del “Realismo Sucio”.

“Ese es el problema con la bebida, pensé, mientras me servía un trago. Si ocurre algo malo, bebes para olvidarlo; si ocurre algo bueno, bebes para celebrarlo; y si no pasa nada, bebes para que pase algo.”
-Charles Bukowski

 

Hoy en día su obra sigue siendo controversia, a pesar de tener un cuerpo ligero y de fácil comprensión, Bukowski traspasó una línea que pocos lectores están dispuestos siquiera a imaginar. Un solitario que nunca estuvo sólo, un alcohólico lúcido y un vagabundo con un hogar dentro del corazón de la literatura universal.

 

 

 

 

 

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anterior5 situaciones aterradoras que podrían suceder en el 2017
Artículo siguientePelículas originales de Netflix nominadas al Oscar 2017
Comunicólogo amante de la fotografía, la comida y del séptimo arte. Gamer de corazón y melómano de clóset. Adicto a la cafeína y a viajar. Me encanta el olor de los libros viejos y los tacos de pastor. Creo en la inefable búsqueda onírica del conocimiento y defiendo las causas perdidas como la tortas de tamal.