Americano, latte, frappé, cortadito, mocha, cappuccino, irlandés, chico, grande, venti, Legal, Nescafé, del Vips o en vaso de unicel, el café es una de las bebidas diarias que unen a las señoras en la mañana, confortan a los godinez de la oficina y mantienen con vida a los estudiantes.

Descubierto por primera vez en Etiopía, aparentemente por un pastor árabe y sus cabras curiosas, el café y el cafeto fueron uno de los secretos mejor guardados del mundo árabe durante varios siglos, hasta que llegó a Asia y los comerciantes venecianos lo llevaron a Europa, donde se popularizó como bebida y modelo de negocio. Ahora, se llenan las cafeterías de todo el mundo con amantes -y maníacos-del café y por eso hoy hemos preparado una lista de los 7 tipos de café más populares en el mundo.

Espresso

El padre de todos los cafés. Es una carga de café tostado con molido fino, que presionado correctamente por el barista, al pasar el agua a la correcta presión, da como resultado una bebida intensa, cremosa y con bastante cafeína. Llamado así por ser preparado expresamente para el cliente (sólo se puede hacer uno por carga), es servido en una pequeña taza, en la que se bebe sin azúcar.

Tiene algunos derivados directos como el Ristretto, que es un espresso al que se le retira la mitad de agua de la preparación, quedando más concentrado y como un perfecto quita crudas. Como es tan poco lo que se obtiene, generalmente se sirve doble, en la misma taza o vaso que el espresso.

O el macchiato, un espresso doble, “manchado” con leche espumada, como con la que se termina un capuccino. Y el café cubano, que es un espresso endulzado con azúcar mientras se está prensando, que deriva en el famosísimo “cortadito” donde el café cubano es terminado con leche hervida.

Americano

Llamado así en honor a nuestros vecinos del norte durante la Segunda Guerra Mundial. En su ocupación por Europa, a los gringos les pareció muy fuerte el espresso de los italianos, por lo que lo pedían rebajado con agua caliente para obtener una taza grande de café. Los europeos empezaron a llamarle el café a la americana y así se popularizó por el mundo.

Cappuccino y Latte

El capuccino es el café italiano más popular y glamoroso, servido en taza blanca o su propia taza, transparente para apreciar las capas que lo componen: un espresso doble, partes iguales de leche hervida y leche espumada como capa final, espolvoreada con un poco de canela en polvo. Este sí se acostumbra con azúcar, para que al revolverlo se mezclen todas las capas del café y se obtenga un color como el del café con leche.

Mientras que el latte, aunque también lleva su base de espresso doble, lleva dos tercios de leche hervida y sólo un toque de leche espumada, donde generalmente el barista se pone de creativo y hace “su arte” en la taza.

Mocca

Derivado del latte, en lugar de usar los dos tercios de pura leche, uno de estos tercios se sustituye por chocolate, lo que le da un sabor más dulce y su color característico. Como es más dulce que los otros tipos de café, en muchas cafeterías se acostumbra terminarlos con crema batida, chocolate rallado, cocoa o canela.

Vienés

Llamado así por hacerse popular en la capital de Austria y en los cafés de algunos países de Europa del Este. En Italia se puede pedir como espresso con panna (leche), es un espresso doble cubierto con crema batida tipo chantilly, lo que baja el sabor tan intenso del café y lo hace más dulce y de color similar al café con leche al mezclarlo.

Irlandés

No apto para las mañanas Godínez. Se calienta el café, se mezcla con azúcar y whisky irlandés, para terminarlo con crema muy espesa, que de forma tradicional no se bate como la Chantilly, y a diferencia del vienés, no debe revolverse, sino que se toma a través de la crema.

Comentarios