Durante este mes del orgullo

Durante este mes del orgullo, los invito a jotear a gusto; a dejar mariconear a los demás; a que se les salga lo puto por más rato; los invito a ponerse maquillaje o quitárselo según sea el caso; anden, anímense a ponerse ese vestido que tanto les gusta, no importa que no se rasuren las piernas, les aseguro que se verán igual de estéticos y bellos.

Los invito a vestirse como se les antoje, a probar eso que tanto les llama sin engañar ni hacer daño; los invito a sentirse plenos, humanos, multifacéticos y diversos; los invito a fantasear gozando de su mismo sexo, a masturbarse imaginando sin respetar lo socialmente establecido; jueguen con su ano, no teman sentir placeres por el culo; si les gusta, habrán descubierto una nueva manera de disfrutar los orgasmos.

Durante este mes del orgullo, los invito a sentirse aquello que no son pero sueñan ser; usen colores que hace mucho dejaron de estar a la moda, escojan ese peinado que en otra época no hubieran usado; salgan en tacones a escandalizar al mundo y sentirse divas caminando por la más bella pasarela, total, le gente siempre alegará contra aquello que les perturba en la normalidad.

Los invito a reinterpretar el amor, la fraternidad, la amistad y la empatía. Salúdense de beso entre machos, caminen de la mano de su mejor amigo, sean sinceros admirando la belleza humana sin tomar en cuenta si es masculina o femenina; los invito a ponerse en el lugar de las minorías, de los marginados, de los menos que hemos aprendido a vivir en un mundo construido para la mayoría.

Durante este mes del orgullo, los invito a conocer más sobre la diversidad; a entender que el amor tiene tantas facetas como rostros humanos han existido a lo largo de la historia de nuestra especie, los invito a serse infiel por un momento, a dejar de lado por un instante la normalidad en que habitamos, y aceptar la gran gama de personalidades y sentires vivientes; si no les gusta, podrán regresar de donde partieron, pero hablarán desde las experiencias ya vividas.

Los invito a invitarse un trago; a cuestionarse lo siguiente: ¿por qué me molesta a quién aman los demás?, a preguntarse: ¿qué sentiría yo si el mundo me mirara y me asesinara por amar a quien se supone que no debo amar?; los invito a abandonar los prejuicios sobre lo supuestamente natural, pues hace mucho dejamos de vivir en esa naturalidad y existimos en un mundo construido sobre nuestra supuesta racionalidad; no permitamos que el odio se vuelva parte de esa evolucionada y presumida intelectualidad.

Los invito a hacerlo durante este mes. Durante los días que quedan de este mes. Durante las horas que quedan de este mes; anden, anímense a aceptar a los demás, a no juzgarlos; a repartir amor sin observar a quien se lo dan. Yo digo, no más familias divididas, no más hermanos separados por el odio; no más falsos matrimonios sólo por querer aparentar, no más muertes por no ser como los demás, no más fobias por pertenecer a los marginados y las minorías, ya hemos sufrido bastante, ya no deseamos sufrir más.

Pongamos en práctica esa sonrisa fraternal. Pongamos en práctica lo mejor que hay dentro de cada ser, pues después de tanta oscuridad proyectada, tengo la utópica esperanza, de que los rayos de luz serán lanzados. Los invito a respetar la humanidad, a no castigar más al prójimo por ser diferente, pues si de diferencias hablamos, cada uno nació siendo lo que es; todo lo que somos no lo elegimos, lo descubrimos. Los invito a comenzar durante este mes, a ir paso a pasito, a continuar construyendo el camino que tantas muertes ha provocado, pero que también muchos buenos frutos ha dado.

Los invito a invitar a los demás, a aceptar esta invitación sin reparos; a no temer conocer otras maneras de pensar; los invito a no evitar hablar sobre otras maneras de expresar amor, los invito a ya no fruncir el ceño ante la diversidad de ser lo que somos; es hora de hacer las cosas de otra manera, de abrazar y festejar lo que somos; cantemos y gocemos; bailemos y seamos plenos, ya dejemos de lado tanto odio, tantas ganas de querer chingar a los demás, que ya no nos importe quien hace el amor con quien; dejemos que el amor sea eso, amor.

Amemos. Apapachemos. Curemos las heridas del pasado, evitemos seguir lastimando almas en el futuro. Existamos y sigamos aprendiendo. Los invito a preguntar sobre lo diferentes que somos, a saciar esa curiosidad innata poseída por todos. Los invito a leer, a escuchar, a mirar, a entender, a buscar a los que viven desde primera mano la diversidad; ellos estarán encantados de compartir, pues quién mejor para explicar, que quienes vivimos diario la experiencia.

Los invito durante este mes y lo que resta de vida. Los invito durante este mes y lo que resta de existencia. Los invito y les agradezco el aceptar esta invitación.

Comentarios