¡El tan esperado 15 de mes ha llegado, y con él tu depósito quincenal! Pero, ¡¿sorpresa?! Debes hasta la camisa que traes puesta y no te va a alcanzar. Otra vez. Para terminar de hacer las cosas peor, tienes mil y un compromisos a los cuales asistir y no sabes de donde va a salir el dinero para (al menos) pagar la gasolina o parquímetro.

¿Cómo evitar que te suceda esto?

1. No seas flojo

La flojera de: no cocinar, no caminar, no cuidar la salud y hasta de no aprender a administrar el propio dinero, te llevará a gastarte toda la quincena y hasta el dinero que todavía no tienes. Evita esta actitud y ponte creativo para resolver estas cuestiones. En lugar de Uber, camina. Opta por preparar tu comida en casa en lugar de comer diario fuera. Lleva un estilo de vida saludable, o te enfermarás más seguido y tendrás que ir al doctor. Y por favor, aprende a ahorrar en lugar de gastarte toda la quincena en chelas.

2. No te aburras

Si tienes tiempo libre y no sabes qué hacer con él, no busques quemar toda tu quincena en el cine “porque eres Godín y te lo mereces” o yendo a cenar alitas y chelas después de un día pesado. Mejor utiliza ese tiempo para emprender un negocio o ponte a trabajar como freelance, y así además ganas dinero extra.

3. Evita las compras impulsivas

Si la quincena cae en fin de semana evita gastarte todo, o casi todo en esos días. Antes de comprar cualquier cosa separa lo que debes a tus tarjetas y el equivalente de gastos fijos para la quincena. El resto te lo puedes gastar en chelas sin problemas, sólo no le pagues la peda a media cantina.

4. Prepara tu comida

Llevar tu comida preparada en casa no sólo te ayuda a ahorrar en comidas fuera cuando trabajas en oficina, sino que además cuidas tu salud, y evitas exceso de grasas y azúcares que pueden enfermarte.

5. Compra lo necesario

Si pasas diario a tu coffee shop favorita o no resistes salir a la tiendita/puesto de la esquina/señor de los jugos todos los días, piensa dos veces antes si en verdad lo necesitas. Si es algo que puedes traer desde casa, opta por esa opción, evita los gastos hormiga y mejor utiliza ese dinero para otra cosa.

6. Utiliza el transporte público

Si el trabajo te queda cerca en transporte público, utilízalo y aprovecha para caminar y oxigenarte un poco. Así no sólo evitas el gasto de gasolina, sino que te ahorras mucho tráfico y tiempo muerto.

Hacer un presupuesto es básico para no gastar demás en cosas que no necesitas. Gastarte toda la quincena no es malo, más bien tienes que saber hacerlo.

Comentarios