Parecería mentira decir que la luz también contamina, pero es cierto y se le conoce como contaminación lumínica. Y, aunque no lo parezca, afecta tu ambiente y salud. Esta polución es tan dañina como la contaminación del agua y el aire.

Desde no poder ver las estrellas en el cielo, hasta experimentar problemas para dormir, el exceso de luz te afecta. Se calcula que la contaminación lumínica se duplicará para el año 2050.

Para entonces, ¿qué será de nosotros?

Con la Navidad cerca, la ciudad se ilumina más; es mejor que sepas qué pasa cuando abusas de la luz.

Altera la salud de animales y personas

contaminación lumínica

El perro que ladra toda la noche y tus problemas para dormir podrían tener un mismo culpable: la contaminación lumínica. Empecemos por los pobres animalitos.

Tras miles de años de evolución, los animales que conviven con nosotros han encontrado una rutina para su vida. Ya sean perros, gatos, insectos , aves etc., sus comportamientos responden a un ciclo de luz y oscuridad. Aquellos animales que usaban la oscuridad a su favor para cazar, mueren de hambre en lugares demasiado iluminados. Otros que estaban acostumbrados a guiarse por la luz natural, ya no saben a en qué momento deben dormir, reproducirse o incluso moverse.

Contaminación lumínica

En el caso de los humanos, aunque estemos mejor adaptados para superar estos cambios, la contaminación lumínica también nos afecta. La luz altera cómo se comporta tu “reloj biológico”, que simplemente es el mecanismo que usa tu cuerpo para seguir su rutina diaria. La luz afecta principalmente la producción de melatonina, que es una proteína involucrada en el control del sueño, defensas, hormonas y grasas.

contaminación luminíca

Si eres de las personas que usan el celular antes de dormir, te habrás dado cuenta que te es más difícil conciliar el sueño. Y no sólo eso, de acuerdo con la Escuela de Medicina de Harvard, la exposición excesiva a la luz aumenta tu riesgo de obesidad, depresión y cáncer.

Nos pone en peligro cuando andamos en las calles

contaminación luminíca

Nuestras mamás siempre nos decían que nos regresaramos a casa por las calles más iluminadas. Aunque parecería que ponerse debajo de un foco en la calle actúa como repelente contra la delincuencia, la realidad es que nos pone en mayor riesgo.

Primero, la luz está mal usada, y la mayoría se desperdicia. Es normal que veas zonas donde las lámparas iluminan todo, menos la calle donde caminas. Esto se debe a un mal diseño que genera que menos de la mitad de la luz realmente alumbre la calle.

Además de esto, estadísticas muestran que la delincuencia no disminuye en lugares mejor iluminados. Muchos robos, con y sin violencia, suceden a plena luz del día y en lugares con mucha gente. En todo caso, la iluminación ayuda a los maleantes a verte mejor y desde más lejos. Una persona que se dedica a robar usualmente no lo hace espontáneamente, sino que ya lo tiene planeado desde antes, y si está decidida, la luz de una lámpara no lo va a detener.

contaminación luminíca

Por último, la contaminación lumínica puede hacer que te suceda un accidente. Basta con que trates de cruzar una calle muy transitada en la noche. Entre las luces de edificios, autos y lámparas, a veces es imposible ver enfrente de ti. Un paso en falso puede ser la diferencia entre cruzar seguro o tener un accidente.

La contaminación lumínica nos roba las maravillas del espacio

contaminación luminíca

Si levantas tu mirada por las noches y todo lo que ves es gris, significa que vives en una zona donde la contaminación lumínica te ha robado el cielo. Durante mucho tiempo nuestros antepasados usaron las estrellas para guiarse y para contar mitos y leyendas. Aunque en este mundo con GPS y Google Maps ya no necesitemos las estrellas para guiarnos, la contaminación lumínica nos ha quitado una vista fantástica.

contaminación luminíca

Pintores, escritores y músicos de antes han sido inspirados por el cielo nocturno. ¿De dónde sacarán inspiración los artistas del futuro si todo lo que ven en la noche es una mancha gris en el cielo?

Podría parecer superficial pensar de esta manera, pero cómo podemos ponerle precio a el alivio que sientes cuando sales estresado o deprimido de trabajar y ves las estrellas en la noche.

La culpa la tienen los LEDs

contaminación luminíca

La verdad es que la culpa la tienen muchos factores, pero uno de los principales es la invención de los LEDs. Estas maravillas de la tecnología generan más luz que los focos incandescentes por una fracción del precio y energía. Si este año ves mas luces navideñas que el anterior es porque la tecnología de los LEDs ha permitido que todos podamos tener una casa iluminada como árbol de Navidad.

contaminación luminíca

Aunque este milagro de la tecnología ha permitido que la luz llegue a lugares donde antes era imposible, también ha causado un abusos. Simplemente, ponerle luces a todo no es necesario, y al final del día si seguimos adornado todo con LEDs, aunque gasten menos energía, terminaremos consumiendo más electricidad en la época del año que sea.

¿Cómo lo podemos solucionar?

contaminación lumuníca

Así como todo en la vida, el problema no es que uses las cosas sino que abuses de ellas. Empezar por ser consciente en tu casa y trabajo sobre cómo usas la luz. Hazte 3 simples preguntas:

  • ¿Necesitamos iluminar esto?
  • ¿Hace falta un foco tan potente aqui?
  • ¿Este lugar necesita luz a todas horas?

contaminación luminíca

Y sobre todo, trabaja con tu familia y vecinos. Desafortunadamente la contaminación lumínica no es algo que podamos solucionar como individuos. Hace falta la ayuda de todos los que vivimos en la ciudad.

Fuentes

https://www.newscientist.com/article/2154231-light-pollution-is-set-to-double-between-now-and-2050/

http://www.darksky.org/light-pollution/

https://www.lightpollutionmap.info

http://www.astroscu.unam.mx/IA/index.php?option=com_content&view=article&id=673&Itemid=273&lang=es

 

Maltratamos al ambiente porque nosotros no nos apreciamos

Acabamos con el medio ambiente porque estamos hartos de nosotros mismos

 

Comentarios