Queridos hombres, es un hecho que las mujeres encontramos un placer especial en el jugueteo previo al sexo. Para nosotras es necesario preparar todos nuestros sentidos, despertarlos, para asegurar que la experiencia sea totalmente placentera para ambos. No es secreto que el orgasmo femenino es, en ocasiones, un poco más difícil de alcanzar que el masculino pero si se aplican y saben cómo y dónde tocarnos será mucho más sencillo que nos hagan de las mujeres más felices del mundo.

Una vez que cuenten con el consentimiento de la persona con la que quieran tener muy cerquita y se hayan asegurado de protegerse ante cualquier eventualidad, ETS o embarazos no deseados, sigue los siguientes consejos.

Provoca sus sentidos. La piel es el órgano más largo del cuerpo y cuenta con una infinidad de terminaciones nerviosas, ¡aprovéchalas! Cada roce y ligero cosquilleo que puedas entregar mientras juegas a quitarle la ropa es esencial para que todos disfruten.

Antes de irte por las zonas obvias, explora los perímetros de las mismas. Pista: El abdomen y los muslos son puntos clave aquí.

El cuello. El cuello es como el clítoris. Sí, por favor entretente un rato ahí, pero no abuses del mismo.

Bésala. En la película de Disney “La Sirenita” hay una canción dedicada exclusivamente a la importancia del arte de juntar las bocas e intercambiar saliva. Bésala en todas partes (mientras ella se sienta cómoda), y explórala todas las veces que la tengas desnuda como si fueras Darwin en las Islas Galápagos. Crea un mapa de sus reacciones, ve qué parte del cuerpo le produce más placer y de qué manera puedes aprovecharlo para acercarla a su final feliz.

Algunas veces se quejan mucho de que la hacemos de pedo y no sabemos qué queremos pero permítanme decirles que si se encargan de hacernos llegar al clímax con regularidad, nos convertimos en seres más dóciles que los venados bebés y seremos capaces de aguantarles casi cualquier cosa. Casi.

Comentarios

Artículo anteriorSabrosura: Michelada Juanga es amor
Artículo siguienteLos Simpson: 10 coach gags realmente fantásticos
Andrea es una Potterhead de corazón, Shadowhunter de fin de semana y Lady Sith cuando la hacen enojar. Es una entusiasta de la vida sana pero los fines y puentes come cosas gordas sin que nadie lo sepa. Le gusta hacer yoga, meditar y leer el Tarot de vez en cuando. Su placer culpable favorito son las paletas de horchata de la zona azul (en la republica hermana de Satélite). Tiene más libros que sentimientos y su palabra favorita es: furthermore. Empezó a escribir cuando JK Rowling se tardó la vida en sacar la quinta parte de HP y lleva desde la prepa trabajando en una novela. Es fiel creyente de la magia, el destino y la energía. Ama el sol, los animales y las suculentas. Comparte custodia de dos bellos gatos y tiene un aceite esencial para cualquier mal del cuerpo. A diferencia de muchas personas, su Patronus es un perro y no un salmón.