Me cuadra

Es una expresión que viene de la utilización del verbo cuadrar (sí, es un verbo) con la acepción: “agradar, gustar, convenir”.

Era una frase característica de principios del siglo XX, pero reconocida como parte del lenguaje vulgar.

Y surgió en el ámbito de los contadores; cuando ingresos y gastos coincidían y al mismo tiempo lo hacían con respecto a los presupuestos que manejaban se decía que sus operaciones “cuadraban”.

De la contaduría, el “me cuadra” pasó al ámbito del amor y la pasión, y generalmente se usa para referirse a la mujer que le gusta a un hombre al 100 por ciento. O al revés, ¿por qué no?

Un poco de historia 

Un sorprendente acuerdo que le cuadró a tres personas es el que refiere el arquitecto Juan O’Gorman en sus memorias. En su juventud, O’Gorman se enamoró profundamente de una mujer que estaba casada con un periodista español.

me cuadra

Ella le dio entrada, pero le presentó a su marido. Se formó un triángulo amoroso hasta que al periodista le ofrecieron un trabajo en Europa. Él estaba seguro de que si obligaba a su esposa a marchar con él, lo abandonaría. Entonces propuso una salida sorprendente –que les cuadró a los tres-.

me cuadra

Aceptó que la mujer se quedara un año con O’Gorman, pero al cumplirse el plazo ella debía alcanzarlo en Europa. Los tres aceptaron, y al terminar el año, ella marchó al lado de su marido.

¡Ay, qué triste!

Y ustedes tan cuadrados…

¿De dónde rayos viene la expresión “ya chupó faros”?

Comentarios