El fumador promedio, según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, consume 13 cigarrillos por día. Un hábito que puede costar muy caro, y no sólo en el nivel económico. Es por eso que dejar de fumar puede ser un propósito con grandes resultados.

Al dejar de fumar, disfrutarás más del sabor de la comida; tu estado físico mejorará, tu piel y dientes se recuperarán, tus niveles de fertilidad aumentarán y, como ya hemos dicho, tendrás más dinero para gastarlo en otras cosas.

También minimizarás el riesgo de cáncer y dejarás de exponer a tus amigos al humo de segunda mano.

dejar de fumar

Sí, todo eso suena muy bien, pero la parte difícil es dejarlo: 

La nicotina crea una dependencia química, por lo que tu cuerpo desarrolla la necesidad de cierto nivel de la sustancia en todo momento.

Los síntomas de abstinencia son desagradables y estresantes, y muchos compensan su ausencia con los alimentos. Comúnmente, los exfumadores ganan entre 3 y 4 kg a largo del plazo.

Sin embargo, todo eso parte del proceso de eliminar la nicotina.

dejar de fumar

A continuación, se presentan los síntomas por hora, día y años después de haber dejado de fumar:

20 minutos: la frecuencia de tu pulso vuelve al reposo de tu último cigarro.

8 horas: los niveles de nicotina y monóxido de carbono en la sangre disminuyen en más de la mitad. Los niveles de oxígeno vuelven a la normalidad. Sentirás antojos y la abstinencia comienza a entrar realmente.

24 horas: los niveles de ansiedad y estrés alcanzan su punto máximo debido a la abstinencia.

48 horas: el monóxido de carbono deja el cuerpo; los pulmones comienzan a eliminar la mucosidad y la suciedad. La nicotina ha desaparecido y tus sentidos de gusto y olor mejoran.

72 horas: la respiración se vuelve más fácil. Los niveles de energía aumentan.

2-12 semanas: la circulación mejora. Superarás lo peor del síndrome de abstinencia, pero es posible experimentar tos mientras los pulmones se aclaran.

3-9 meses: Menor tos. La función pulmonar aumenta hasta en un 10 por ciento.

1 año: menor riesgo de enfermedad en comparación con un fumador.

10 años: menor riesgo de las muestras de cáncer de pulmón en comparación con un fumador.

15 años: el riesgo de ataque cardíaco cae al mismo nivel que un no fumador.

Es un camino largo, pero con una gran recompensa. 

Fuente: The Independent

Contaminación lumínica: las luces afectan tu salud

Fuente:

https://www.nhs.uk/smokefree/why-quit/what-happens-when-you-quit

Comentarios