Se nos ha inculcado de pequeñas condiscípulas que la vida es un tesoro, simplemente en México en el año 1936 un grupo de feministas presentaron el documento “El aborto por causas sociales y económicas” que fue la primera propuesta sobre la despenalización completa del aborto con primeras propuestas en 1920 en el Código Penal Federal y del Distrito Federal. Hoy en día tenemos en cualquier esquina una clínica con los materiales e higiene necesarias, además de un precio accesible y trato humano.

 

protesta_papa_aborto

 

La relevancia de éste tema ya se ha dado tanto, y creo que al hablar por algunos de mis compañeros de época, todos estamos a favor del aborto, muchos, y la mayoría hombres por el simple hechos de “haberla cagado”, si tienen una salida con un costo de $3,500 y una consulta gratis a los quince días, -eso te quita un gran alivio de encima-, me comentaba un amigo muy cercano, -y todavía hay más baratos, pero los consultorios ya no son tan de tu agrado, aparte que está situado en la Roma y nos quedaba más cerca de transportar-. Al parecer de varias encuestas que pude hacer, también aparecieron los hombres que resultan no a favor del aborto, con la frase más común: -“Si ya la cagaste entonces hazte responsable”-. Hasta yo misma podría decir que se me hace una opinión despectiva y cruel.

 

medications-257359_1920

 

“Los tiempos están cambiando, hay mil y un maneras de cuidarse, las mujeres nos vienen con promesas de que están tomando la píldora, tienen colocado el DIU o simplemente que están en sus días fértiles, y ahí va uno de pendejo a creérsela por que no trae condón o simplemente la calentura. Claro, nosotros en cierto punto también somos responsables, pero como puede actuar uno después de que una chica que llevas dos semanas de haberla conocido te dice que está embarazada, no puedes lidiar con eso, ni has terminado la carrera, no quieres perderte la peda del fin de semana que viene y por supuesto no quieres trabajar de lo que sea por mantener una “bendición”, es más uno ni siquiera está enamorado, la decisión es de los dos, claro está que es muy injusto que ella decida si lo quiere tener o no, y nosotros, ¿dónde quedamos?”.

 

3201785402_f6e4891c6d_b

 

Me conmueve la opinión de muchos hombres, tales como éste chico, que por supuesto conociéndolo es un noble que al final haría lo correcto, también tiene su derecho de decidir por la vida de un ser. Al cabo de un rato me dirigí a ver a una amiga que ya había tenido tres abortos, y tenía la curiosidad de como uno no le bastó para poder tener una vida más cuidadosa. Me preguntaba ¿Le habrá dolido demasiado?, ¿no le funcionarán adecuadamente los anticonceptivos?,  ¿le vale madres? o simplemente “se deja ir”.

 

“La primera vez que tuve un aborto fue a los diecinueve años, andaba con un chico que tenía dinero y él quiso mantenerlo y yo accedí, sinceramente no estaba enamorada pero en esos momentos pasaba por un abandono y tontamente pensé que mi futuro iba a estar mejor junto con esa persona, al llegar al doctor me dijeron que el feto no tenía vida y que había que hacer succión, sinceramente sentí un poco de alivio. La segunda vez esa si fue por decisión de los dos, estaba cursando la universidad y tuvimos que viajar a la Ciudad de México un fin de semana con dinero prestado de amigos y un primo que nos estaba ayudando, esa fue por anestesia general, no sentí nada y la verdad salí como nueva de la clínica, a los dos días ya estaba yendo a la universidad sintiendo cólicos fuertes nada más. Y la tercera, esa si fue más fuerte, ésta vez si lo quería, cuando le dije al chico se desapareció por completo, no puso nada de dinero y todavía me decía que era de alguien más, tuve un trato super de la chingada, en ésta me acompañó mi mamá y le comenté que ya era el tercero, no se enojó, pero cuando me hicieron de nuevo succión ella misma le dijo a la ginecóloga que me colocara el DIU y ahora tengo una vida sexual activa pero ya cuidándome. Te preguntarás por que no me cuidé esas tres veces si podía hacerlo, muchas de las ocasiones que quise protegerme sinceramente no tenía idea de como era el protocolo, o no quería gastar el varo o simplemente no tenía la educación. Creo que también me daban miedos los cambios hormonales y hasta la manera en que a veces uno engorda”.

 

 

En un estudio de 2013 realizado por la demógrafa Fatima Juárez la mitad de los embarazos en México son embarazos no planeados, de los cuales la mayoría terminan en aborto, una tercera parte en nacimientos no planeados y cerca de 10 por ciento en abortos espontáneos. No considero que tener más clínicas de aborto sean nuestro próximo salvavidas o como en la película de “El secreto de Vera Drake” donde tenemos un hada madrina londinense que llega a nuestras casas y nos hace el paro, el problema radica en tener más acceso a los anticonceptivos y a como a temprana edad no estaría mal ponerte uno. Los tiempos están cambiando, y a lo que veo de ésta generación al menos ya hay más padres jóvenes responsables y chicos que empiezan a obtener nueva tecnología.

Comentarios