00Pendejo

Su definición se refiere al cobarde, pusilánime, tonto, torpe, estúpido. Fue recogido por vez primera en El diccionario de autoridades de la real academia española, en 1737, y tenía la acepción mencionada, pero también otro significado lo que lo hizo ser un término profundamente ofensivo: “pelo que crece en el empeine y en las ingles”.

Según el Diccionario de Mejicanismos de Francisco J. Santamaría el término llegó a México con los españoles a mediados del siglo XVIII, y en la novela de la revolución Tropa Vieja (1937) de Francisco L. Urquizo, tiene su derivación “pendejada” (acción propia de pendejos): “Todo eso son puras pendejadas. El día que lleguemos a entrar en combate, no va a haber ningún oficial que a la hora de la hora ande allí”.

pendejo

Una anécdota de la época revolucionaria remite a su significado “púbico”. Se cuenta que un general llegó al pueblo donde había nacido, y se reencontró con un viejo amor que nunca pasó a mayores. Con la fuerza que le otorgaba el grado militar y las cananas al pecho, el general dijo: “Lupita, cuándo me va ayudar a calentar mi cama”.

La joven, sonrojada, respondió: “Ay, general, usted no tiene pelos en la lengua”. A lo que el general revira: “Porque usté no quiere, porque usté no quiere”.

¿Se refería a ese otro pendejo o pendejos que conocemos?

¿De dónde rayos viene la expresión “atáscate que hay lodo”?

Comentarios