“¿Te pagaron al chas – chas?”

Su significado es muy conocido y aceptado; se refiere al pago en contado, sin dilación. Es una expresión que denota sorpresa, sobre todo cuando al pago de deudas se refiere, pues que se pague en efectivo y al momento no es cosa común.

Y el “chas – chas” es el sonido que hacen las monedas al chocar unas con otras. Es por eso que recibir dinero de forma inmediata era relacionado con el sonido que provocan las monedas al golpearse una contra otras dentro de un saco de tela o en los puños de una personas.

Chas chas chas… qué sonido tan bello. Es muy probable que la expresión tenga que ver, como muchas otras, con las onomatopeyas.

Una historia

Don Venustiano Carranza, quiso acabar con el “chas-chas” durante su gobierno (1917-1920). Para obtener recursos con los cuales financiar su administración que se encontraba en bancarrota, don Venus decidió retirar de la circulación la moneda vigente –plata pura, contante y sonante- y sustituirla con bilimbiques que no eran otra cosa que billetes de papel, mal hechos, fácilmente falsificables y cuyo valor dependía del vencedor en turno.

Impotente frente el autoritarismo carrancista, el pueblo se desquitó echando mano del ingenio y haciendo circular un verso que decía:

“El águila carrancista/es un animal muy cruel/se come toda la plata/ y caga puro papel”.

Encrispado, Carranza ofreció jugosa recompensa por el anónimo poeta. Todavía no firmaba la orden, cuando ya circulaba un nuevo verso:

“¿Recompensa?/¿y eso con qué se paga?/ ¿con lo que el águila come?/ ¿o con lo que el águila caga?”.

Ay, los mexicanos siempre tan creativos.

¿A ustedes les gusta recibir dinero en pagos chiquitos o al chas – chas? Otra historia se cuenta cuando se trata de pagar.

¿De dónde rayos viene la expresión “está hasta el quinto infierno”?

Comentarios