México es un país reconocido mundialmente por su amplia y maravillosa gastronomía, seguramente has degustado infinidad de veces hasta tres platos rebosantes de pozole de puerco en cualquier de sus presentaciones y qué dices de un menudito bien picante después de una cruda de muerte, o qué tal unos tacos de tripa bien picosos con todo y la famosa cochinada para demostrar que uno no se raja ante tremendo festín. Por eso queremos hablarles del Canibalismo en México.

canibal4

No hay nada más tentador que hincar el diente en cualquiera de estas delicias culinarias, pero, ¿te has preguntado de dónde vienen estos platillos?

Para comenzar a abrir el apetito te contaremos un poco de la historia del pozole y demás platillos que gustaban de servirse en los tiempos precolombinos.

Si pusiste un poco de atención en tus clases de Historia de México, recordarás que esta ciudad fue construida sobre la Gran Tenochtitlán. No vamos a entrar en debate sobre si los habitantes eran Aztecas o Mexicas, vamos a llamarles de la primer manera por mera costumbre y nada más. Este pueblo era conocido por su modus vivendi enfocado en la guerra, tanto así que nace el concepto de guerra florida, en donde se sacrificaban miles de prisioneros que supuestamente honrados (habrá que ver por qué necesitaban de cuatro para sujetarlos) eran ofrendados a las deidades sedientas de sangre humana, para después practicar el fino arte del canibalismo.

ans_30_01_21

Los sacerdotes habrían el pecho, metían la mano y sacaban el corazón, ofrendando al dios en cuestión, que seguramente ya se estaba frotando las manitas por el antojo, y como el que parte y reparte se queda con la mejor parte, los sacerdotes acostumbraban engullirse el aún palpitante corazón mientras el resto de la carnita se repartía entre los de menor rango para después dejar caer el cuerpo por las largas escalinatas del templo, cuerpo que sería después preparado en el antecesor platillo del amado pozole, el tlacataolli.

canibal2

Una vez recuperado y desollado, se ponía a hervir con otros ingredientes para darle sabor. La receta del pozole caníbal quedaba más o menos así:

  • 3 kg de maíz pozolero
  • Chile guajillo al gusto
  • 5 litros de agua (depende de qué tan espeso te guste)
  • Un muslo de joven sacrificado (puedes incluir manitas, pies y orejas por el cartílago)
  • Huesos para chupar el tuétano (mmmm….)

canibal

Otra receta famosa era el estofado de Tlaxcalteca, para la cual necesitas:

  • Un Tlaxcalteca (pueden ser los muslos, pantorrilla, cachetes o partes carnuditas).
  • Jitomates tatemados
  • Chiles tatemados
    Mezclar ambos ingredientes en un molcajete y obtener salsa picosita
  • Agua

Mezclar todo y hervir a fuego lento hasta obtener un delicioso y aromático estofado. Acompáñalo con tortillas recién hechecitas.

canibal5

Otro pueblo que adoraba comer carne de prójimo son los norteños llamados Xiximes, quienes gustaban de marinar el cuerpo de sus víctimas con un estilo muy parecido al de la birria:

  • Prójimo de otra tribu
  • Axiote
  • Pipián
  • Chile al gusto

Marinar por unas cuantas horas la parte de tu elección, recomendamos el muslo.

Puede servirse a las brasas, acompañado de hierbas aromáticas o en estofado para los tiempos de frío.

Seguro ya se te antoja un taquito, es feo hablar de comida cuando se tiene hambre, si gustas un pozole dicen que en la guerrero preparan unos muy buenos, guiño guiño.

canibal6

 

 

 

 

 

Comentarios