Por más tosidos que echemos, a veces es imposible esconder ese pedido atorado que traemos y en realidad no tiene nada de malo, es parte del proceso digestivo que todos tenemos. Una persona común expulsa gases de su cuerpo de 5 a 10 veces al día y las mujeres lo hacen con la misma frecuencia que los hombre (¡aunque lo nieguen!). Pero, ¿los pedos son tan malos? o ¿son buenos?

Para eso primero tenemos que saber la composición de una flatulencia. Un típico pedo se compone de alrededor de 59 por ciento de nitrógeno, 21 por ciento de hidrógeno, 9 por ciento de dióxido de carbono, 7 por ciento de metano y 4 por ciento de oxígeno. Sólo alrededor del uno por ciento de un pedo contiene sulfuro de hidrógeno y mercaptanos de gas, que contienen azufre, y el azufre es lo que hace que los pedos huelan mal.

Pero el problema no es la cantidad de pedos que la humanidad expulse al ambiente. Entonces,  ¿quiénes podrían ser los verdaderos culpables de un problema real sobre los pedos? Las vacas. Existen aproximadamente 1.5 billones de vacas que pastan, descansan y rumian en el planeta. El problema es que estos animales de casi 600 kilos (peso promedio para una vaca lechera) comen mucho. Al igual que los humanos, cuando comen, el gas se acumula en el interior de sus entrañas y tiene que ser expulsado. Y por si fuera poco, las vacas se pedorrean y eructan (mucho), dando como resultado una gran cantidad de metano que se introduce en la atmósfera, el cual representa el 37% del total de metano producido en el mundo.

Para darnos una idea más concreta, 30 por ciento de los gases de efecto invernadero en Argentina podrían atribuirse a las vacas. También generan más emisiones de gases de efecto invernadero que el transporte. De acuerdo con un estudio realizado en Dinamarca, la vaca promedio produce suficiente metano al año para hacer el mismo daño de efecto invernadero como cuatro toneladas de dióxido de carbono.

Así que no se preocupen por un momento embarazoso en casa o en el trabajo y si llegaran a pasar por él, ya saben, culpen a las vacas.

Comentarios