Algunos lugares no sirven sólo para habitarse. También funcionan como maestros de de vida: nos aleccionan sobre el irremediable paso del tiempo y lo inevitable que resulta el olvido al paso de los años.

Estos sitios fueron, un día, el escenario de millones de historias humanas. En sus paredes quedaron para siempre secretos que hoy reposan entre el abandono y la melancolía.

¿Conoces alguno de ellos?

 

Edificio Canadá Insurgentes

lugares

Como si se tratara de un libro abierto, este imponente edificio reposa en avenida Insurgentes sin que una sola alma lo habite. Entre las calles de Medellín, Querétaro y Zacatecas se encuentra este lugar que fuera de lujo en su inauguración. Todo él es un misterio: no se tiene claro ni quienes son los dueños, ni mucha claridad en quién lo diseñó, ni la razón de que a pesar de todos los sismos que han sacudido la Ciudad, siga de pie.  

 

Atlantis

Vio su auge en la década de los 80. Durante los fines de semana, cientos de familias se congregaban para refrescarse en las albercas de olas.  Hoy, es sólo un lugar abandonado que guarda el recuerdo de la nostalgia de millones de chilangos.

 

El Patio

El Patio es uno de los lugares más importantes de la Ciudad de México.  La vida nocturna de los años 40 es impensable sin este sitio. Todas las celebridades se daban cita en este lugar que estaba reservado sólo para unos pocos afortunados, ¿cuántas cosas habrían pasado aquí?

 

Cine Ópera

Fue cerrado de manera definitiva en 1998. Después de ser una sala de cine icónica en la Ciudad, sirvió por algunos años como escenario para algunas bandas de talla internacional. De ser uno de los recintos del Séptimo arte más famosos en el siglo XX, terminó siendo un lugar olvidado en la colonia San Rafael.

 

La Posada del Sol

Algunos aseguran que está “embrujado” otros más que es un franco desperdicio de lugar. Su origen se remonta a los inicios del siglo XX. La leyenda cuenta que  Fernando Saldaña Galván, su creador, se quitó la vida en este lugar luego de las múltiples trabas que las autoridades le pusieron para abrir este hotel. Lo curioso es que en numerosas ocasiones ha sido ocupado por instituciones pero se vuelve a desocupar sin razón aparente.

 

::

La Ciudad es un cofre lleno de tesoros escondidos que esperan ser descubiertos. Nos hablan del pasado, nos hacen reflexionar sobre el presente y nos abren expectativas hacia el porvenir.

Probablemente, en algunos años, estos lugares sean rescatados del olvido. Mientras, podemos contemplar las ruinas.

 

La mujer que revolucionó la astronomía y absolutamente nadie recuerda

Comentarios