Los felinos son seres elegantes y divertidos que convierten a sus acompañantes humanos en esclavos. A continuación colocamos los síntomas del síndrome de conquista felina para que descubras si te encuentras en camino para convertirte en una persona loca por los gatos o si ya eres una…

Eres de las personas que toma su adorable y pequeña patita mientras se encuentra dormido porque sabes que de otra manera no te dejará hacerlo. Y cuando la retira te ríes en silencio porque awww.

 

Tienes un tono de voz especial para tus gatos. Puntos extras si tienes cientos de apodos que no necesariamente están relacionados con su nombre.

Has colocado al felino frente al espejo más de una vez y dices en voz alta lo guapo/divino/bella que piensas que es… sin importar que él vea a todos lados menos a su reflejo.

 

Te sientes culpable de que coman las mismas croquetas todos los días y ocasionalmente les terminas dando tu comida.

 

Mas de una vez te has sentido merecedor de una mordida o rasguño porque sabes que llegaste al límite de su paciencia.

 

Le has pedido perdón cuando te tienes que mover y disturbas su paz.

 

 

En más de una ocasión has intentado apuntar con el dedo a algún pájaro o bicho para que tu felino lo vea.

 

Contestas sus maullidos con frases como: Acá estoy, Ya sé, ¿Y luego?
Y cuando te contestan con una pirueta en el suelo tu corazón crece 3 tallas y sientes que podrías morir en ese momento de una sobredosis de ternura.

 

Tratas de evitar contacto con otros animales para que no se ponga celoso a la hora de que te huela al llegar a casa.

 

La verdad es que prefieres quedarte en casa en vez de salir a socializar porque piensas que tu gato es más cool que tus conocidos humanos.

 

Y bueno, si te reíste en silencio en 1 o 3 de las últimas oraciones, lo más seguro es que te encuentres en un proceso de conquista masiva por parte de tu gato. Estás a tiempo de regresar a la normalidad pero seamos honestos… ¿Quieres?

Si lo hiciste con 3 a 5, la conquista se ha llevado a acabo y no hay manera ya de rescatarte. Pasarás horas viendo GIFS de gatos y te olvidarás de que existen otros animales domésticos pronto.

Pero si lo hiciste con más de 5… ¡Bienvenido al club de las personas locas por los gatos! Ahora ve a tu tienda de animales más cercana y gasta tu quincena en ellos 🙂

 

Comentarios

Artículo anteriorAlimentos que nos dicen en qué época estamos
Artículo siguienteCrowdfunding, una buena alternativa de negocios

Andrea es una Potterhead de corazón, Shadowhunter de fin de semana y Lady Sith cuando la hacen enojar.
Es una entusiasta de la vida sana pero los fines y puentes come cosas gordas sin que nadie lo sepa. Le gusta hacer yoga, meditar y leer el Tarot de vez en cuando. Su placer culpable favorito son las paletas de horchata de la zona azul (en la republica hermana de Satélite).
Tiene más libros que sentimientos y su palabra favorita es: furthermore.
Empezó a escribir cuando JK Rowling se tardó la vida en sacar la quinta parte de HP y lleva desde la prepa trabajando en una novela.
Es fiel creyente de la magia, el destino y la energía. Ama el sol, los animales y las suculentas. Comparte custodia de dos bellos gatos y tiene un aceite esencial para cualquier mal del cuerpo.
A diferencia de muchas personas, su Patronus es un perro y no un salmón.