Si abriste este artículo es por dos cosas: o porque estás completamente de acuerdo con el título o porque estás totalmente en contra y mueres de ganas de poner “me enoja” o un “me divierte” en este post. Y eso es porque has oído—y quizá usado— la palabra “luchona”. 

 

Confused Will Smith GIF - Find & Share on GIPHY

Pero, antes de continuar con la lectura, detente y piensa; ¿qué es lo que exactamente queremos decir con esa palabra?

luchona

De ser honestos, reconocemos que se trata de una mofa de una mujer con hijos, sin pareja y en el mayor de los casos, de bajos recursos.  Quien, “en un acto de irresponsabilidad”, “se embarazó” y ahora tiene que “cuidar a sus bendiciones” muy a su pesar (misoginia, violencia, machismo ¿dónde?)

Bien. Pues detrás de esta aparentemente inocente e hilarante palabra, condenamos a todas estas mujeres bajo el látigo de un triple estigma: por ser madres, por no tener una pareja y por no gozar de suficiente solvencia económica.

Suena horrible ¿no?

 

Más porque según cifras del Inegi, 3 de cada 10 mujeres viven la maternidad en solitario. Y mientras nadie se detiene a considerar por qué los padres se desatienden de semejante obligación, sí se preocupan por estandarizar los sentimientos y la vida de una madre soltera.

 

Es decir, condenamos a esta casi tercera parte de la población femenina. Lo peor, se deja de lado el preocupante aumento en embarazos no deseados en adolescentes, responsabilizando completamente a la joven —ojo, ni siquiera a la pareja, sino a ella sola— de concebir a temprana edad, lo que además implica quitar responsabilidad al estado de dar información oportuna, gratuita y verás sobre métodos anticonceptivos y depositarla sólo en la adolescente.

Squinting Ellen Page GIF by 20th Century Fox Home Entertainment - Find & Share on GIPHY

Ya sea por elección o por separación, las jóvenes en esta condición no se sienten con el derecho de rehacer su vida amorosa, salir de fiesta algún fin de semana o comenzar una carrera profesional. De inmediato, el prejuicio de ser “luchonas” cae sobre ellas como una lápida.

¿Por qué? porque se estereotipa las sensibilidades, actitudes y pensamientos de esta “clase” de chicas: se las coloca en un escenario de constante necesidad de manutención por parte de un hombre, se las califica de promiscuas, faltas de educación, e incluso, como usuarias abusivas de alcohol y de drogas.  Esto ocasiona que cualquier atisbo de intento de libertad o independencia, sea tachado como un acto irresponsable y condenatorio.

Ellen Page Juno GIF by 20th Century Fox Home Entertainment - Find & Share on GIPHY

Por todos es sabido el enorme prejuicio machista que asegura que, por el simple  hecho de ser mujeres, ellas tienen que asumir el papel de madres sin chistar; que existe un reloj biológico al que ninguna hembra puede superar —por más que huya despavorida— y que es su obligación “natural” —y no la del varón— hacerse cargo de la progenie.

Pero, bueno. Más allá de todo esto, es importante recordar que una familia se basta a sí misma mientras exista un “grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas” o un “conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje”. Las familias monoparentales —en este caso, sólo madre e hijos— son tan dignas de respeto como las que incluyen al padre, los abuelos, los tíos y hasta el perico.

Family GIF - Find & Share on GIPHY

Es momento de llamar las cosas por su nombre. Aceptar las diferencias y dejar de violentar por medio del lenguaje. Sí, es cierto que no todos los que usan ese término lo hacen con la intención de agredir; sin embargo, viéndolo de cerca, descubrimos que en esa sola palabra se esconde una enorme carga de misoginia. 

 

Categorizar a las mujeres de esta manera alimenta la violencia de género, estereotipando quienes deciden estar sin pareja y hacerse cargo de la manutención y crianza de sus hijos.

Hoy, día de las madres, reconozcamos también a esas maternidades valientes, autosuficientes y amorosas, dignas de todo nuestro respeto.

 

 

Fuentes:

 

Reporte índigo

 

El Horizonte

 

Hipertextual

 

Frases de Neil deGrasse Tyson para mandar al diablo los prejuicios sociales

Comentarios