Tomar una decisión siempre será complicado. Ahora imagina el peso de las decisiones que deben ser tomadas en torno a la vida. Sin afán de ser moralistas, desde ya parecen más complicadas que otras. Sin embargo, es algo de todos los días.

La eutanasia es reconocida como “el hecho de provocar la muerte para beneficio de la personas”. En algunos puntos de la historia, el concepto fue deformado cuando se acaba con la vida de la gente por motivos de raza, género y cultura. Sí, entonces se trataba de asesinatos.

En su sentido etimológico, la eutanasia es la buena muerte

Existen algunos tipos de eutanasia, presentado por  Guillermo José Mañón del instituto de investigaciones jurídicas de la UNAM.

  • Eutanasia voluntaria: manifestación explícita del paciente de su deseo de morir.
  • Eutanasia involuntaria: no hay manifestación explícita por parte del paciente. Debe ser responsabilidad de terceros ante determinadas circunstancias.
  • Eutanasia activa: provocar la muerte por el agente.
  • Eutanasia pasiva: dejar morir al paciente.

Todas la muertes llegan

Hacer algo o no para provocar la muerte, en el caso de los dos últimos tipos de eutanasia, nos lleva a reflexionar que en ambos casos el destino es el mismo.

Sin embargo, en cada una de ellas existen implicaciones que dificultan un acercamiento certero a su práctica. El valor que otorgamos a la vida es pocas veces cuestionado.

Uno de los conflictos más evidentse, en la mayoría de las personas, tiene que ver con un sentido religioso. Para los creyentes, la única persona con la responsabilidad de quitar o dar vida es atribuida a un ser supremo.

Sin embargo, es necesario ver más allá

Pensemos en en el paciente, en su dolor y sufrimiento. Además de los padecimiento físicos que lo aquejan, su estado emocional probablemente se encuentre muy deteriorado. Prolongar innecesariamente la vida de una persona puede ocasionar grandes daños a todos los que se encuentran a su alrededor.

En 2016, Netflix compartió un cortometraje titulado Extremis. En él, vemos varias casos de personas en fase terminal cuyas familias deben decidir entre alargar su vida al lado de una máquina o dejar ir para sanar emocionalmente.

Lo recomendamos ampliamente.

Puedes verlo haciendo clic aquí.

Vida digna / Muerte digna

El investigador de la UNAM nos lleva a plantearnos varias preguntas: ¿qué es la vida digna?, ¿la muerte es siempre un mal?, ¿la vida es siempre un bien? Por supuesto, las respuestas dependerán de cada individuo, por eso es crucial que temas tan importantes como estos sean discutido en todas partes.

El tema es muy amplio y requiere ser comprendido por cada uno de nosotros. Es por eso que los invitamos a leer el texto completo en el siguiente enlace: La eutanasia: derecho a la muerte digna.

¿Ustedes qué opinan? Algo es importante: todas las decisiones deben ser respetadas. 

El suicidio asistido en Australia: la decisión de morir

Comentarios