Hasta hace algunos años, se creía sólidamente que los restos humanos con mayor antigüedad encontrados en el continente americano databan de hace cerca de 15 mil años. Sin embargo, de acuerdo algunos estudios recientes podría confirmarse la presencia de humanos en América desde hace más de 130 mil años.

Sí, de confirmarse este dato, todo lo que sabemos sobre el establecimiento de las primeras comunidades humanas así como su origen tendría que ser reconsiderado.

¿Qué fue lo que se descubrió?

linaje extinto de humanos

El estudio se basa en el hallazgo de huesos de mastodonte, encontrados en la periferia de San Diego, que muestra fracturas, intervenciones y tratamientos provocados por alguna herramiento o especie de tecnología simple.

Y los resultados arrojados por las pruebas sofisticadas hechas con carbono 14 demuestran que los huesos poseen una antigüedad mayor a 130 mil años, así como la fracturas que poseen los mismos, aunque el tema sigue bajo discusión.

El estudio fue publicado por la revista científica Nature y, por supuesto, ha creado mucha controversia. Aquí pueden leer el estudio completo en su idioma original. Clic aquí.

¿Cómo cambiaría la historia?

linaje extinto de humanos

Los estudios genéticos realizados a las piezas consideradas de mayor antigüedad fortalecen la hipótesis de que los restos pertenecían a los ancestros de indígenas americanos y que se trasladaron hacia Norteamérica desde Asia.

Lo más curioso de todo esto es que si se confirma el origen del descubrimiento, los humanos que vivieron hace más de 130 mil años al norte del continente podrían ser de un linaje muy distinto al nuestro. Incluso es probable que su “especie” haya desaparecido de la faz de la tierra por razones que desconocemos.

De esta manera, no tendríamos relación alguna con ellos, y nuestra existencia en esta parte del planeta seguiría teniendo su origen en África. Thomas a. Demére, paleontólogo del Museo de Historia Natural de San Diego se pregunta “¿quiénes eran ellos?” y “¿a qué especie pertenecía?”

A la espera…

Un descubrimiento de esta magnitud solo abre la puerta a más incógnitas. Es cuestión de tiempo para generar teorías más sólidas y contundentes. Mientras tanto, es una idea con altas probabilidades de ser cierta.

Comentarios