Comprometerse no es cosa fácil y menos en estos días. Con trabajos inestables, relaciones tambaleantes y un futuro incierto, la generación de los millennials parece sufrir de una fobia por tener algún tipo de compromiso. No hijos, no compromisos, no nada.

En Scientific American, la escritora Elizabeth Landau analizó los datos disponibles y encontró que es cierto, los millennials son menos propensos a casarse en sus 20s que otras generaciones. En 2014, 64% de aquellos entre 18 y 29 años eran solteros y vivían solos.

No hijos, no compromisos, no nada
Es más, los millennials ya ni siquiera están cogiendo. Un estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Florida Atlantic encontró que el 15% de los millennials de entre 20 y 24 dijeron que no han tenido parejas sexuales desde que cumplieron 18. Para las personas de la misma edad que nacieron en los sesenta, sólo el 6% dijeron que no habían tenido relaciones sexuales.
Ahora, si ni siquiera cogen cómo es posible que tengan hijos. De acuerdo con datos del Instituto Urbano, las tasas de natalidad entre las mujeres veinteañeras se redujo un 15% entre 2007 y 2012. Esta tendencia puede tacharse de superficial o incluso de egoísta pero viendo el otro lado de la moneda, el costo de tener y mantener un hijo es bastante alto (¡y a como está el dólar!). Con la población actual a tope y con un mundo que hace pensar dos veces en tener un hijo, las razones son más que válidas.
No hijos, no compromisos, no nada
Pensemos también que el pensar en la posibilidad de tener un hogar propio resulta casi imposible. Con nuestra juventud compartiendo departamento con hasta 7 personas para poder llevar un estilo de vida mediano, donde la apariencia es lo que reina.
Razones podemos seguir añadiendo: sobresalir en un esquema laboral cada vez más y más competitivo, adultos que buscan criar niños cuando ellos mismos parecen no querer dejar esta etapa infantil, etc.
A final de cuentas, las razones salen sobrando cuando las decisiones personales son más fuertes y el egocentrismo prevalece sobre todas las razones.

Comentarios