Sophia Scholl declaró una de las batallas más letales en la Segunda Guerra Mundial en contra de la dictadura de Hitler: la silenciosa. Es por ello que es recordada como un símbolo de la libertad y de dignidad humana después de haber muerto con sólo 21 años de edad.

Pero, ¿quién fue realmente esta joven? Aquí te contamos en cinco minutos.

Sus inicios

Sophia Magdalena Scholl nació el 9 de mayo de 1921 en Forchtenberg, Alemania, en una familia luteranista- humanista.

 

Su infancia fue considerada feliz, hasta que se unió como voluntaria a las Juventudes Hitlerianas a los doce años. Ahí supo que difería de la ideología nazi, y sufrió por la detención de hermanos y amigos.

Su formación

Sophie comenzó a estudiar filosofía a edad muy temprana y, con ella, formó su opinión opositora hacia el nazismo.

Realizó estudios de biología y filosofía en Múnich y trabajó como profesora en un jardín de niños. Posteriormente, hizo labor de enfermera en la guerra.

La Rosa Blanca

Sophia se unió a un grupo fundado por su hermano Hans llamado La Rosa Blanca. En él, jóvenes denunciaban las barbaridades que estaban haciendo las autoridades de su país. Entre ellas se encontraba la deportación de judíos y los campos de concentración.

Sus inconformidades eran manifestadas por medio de panfletos y actividades bastante discretas para no llamar mucho la atención. Sin embargo, fueron atrapados después de que el cuerpo estudiantil y docente de la Universidad de Múnich se pronunció en contra de los nazis en febrero de 1943.

Sus últimos días

Sophia y su hermano fueron sometidos a interrogatorios y condenados a morir por alta traición. Cuatro días después murieron degollados junto con otro de los miembros más representativos de la organización.

La Rosa Blanca continuó sus actividades y lograron convertirse en la búsqueda de libertad, búsqueda de justicia y valentía que tanto necesitaba Alemania en esos tiempos.

Es importante recordar a este tipo de personajes, quienes nos enseñas que a veces lo correcto es ir en contra de la corriente.

Audrey Hepburn: más que un ícono en el cine

Comentarios