Icarus: el documental de Netflix ganador del Oscar

97

Icarus: la importancia de decir la verdad

¿Se puede hacer trampa en los Juegos Olímpicos?

¿Es válido suministrarles sustancias a los cuerpos de los competidores?

¿Cuántas medallas se pueden ganar con el uso de esteroides?

Icarus, el reportaje de Netflix ganador al Oscar por Mejor documental nos revela cómo el gobierno ruso orquestó un programa para alterar el rendimiento de sus deportistas.

icarus
Bryan Fogel

El trabajo comienza con Bryan Fogel, quien también es director y productor de Icarus. Él comienza diciendo que no es un ciclista experto, pero que desea mejorar su puesto en diferentes competencias.

De hecho, busca que sus tiempos se igualen a los de Lance Armstrong, competidor del Tour de France, quien fue descubierto tras varios casos de dopaje.

Es por eso que solicita la ayuda de un especialista. Éste se niega, pero le recomienda contactar a Grigori Rodchenkov, un hombre muy importante para Rusia en asuntos deportivos.

Cuando contacta a Grigori, Bryan comienza un complicado tratamiento para su nueva competencia. Y no sólo eso, sino que Rodchenkov promete que, al realizar las pruebas de dopaje, las sustancias administradas no serán detectadas.

Pero, ¿por qué Grigori sabe cómo hacer esto? 

Resulta que este personaje trabajaba para el Centro Antidopaje de Moscú, mismo que analizaba a los deportistas antes de sus competencias. Por supuesto, ahí había algo extraño.

La primera parte de documental nos lleva a ver los resultados del suministro de sustancias prohibidas en el deporte en el cuerpo de Bryan Fogel.

“Yo tenía una pregunta. Un día conoces a una persona escuálida, y el próximo año te la a encontrar pero ahora con un cuerpo extraordinario. La única respuesta posible son las sustancias que administran a sus cuerpos.”

La segunda parte del documental es sobre la persecución rusa de Grigori por haber revelado los terribles secretos el deporte, donde el mismo Putin aparece involucrado.

Aun cuando no te interesen temas de deporte, Icarus te sorprenderá por la cantidad de corrupción y la manera en que se crea una mafia capaz de burlar todas las pruebas de detección de drogas.

Decepción

Ver Icarus nos hace dudar de las autoridades a cargo de promover el deporte. Ellos privilegian al dinero por encima de todo. Su verdadero interés poco tiene que ver con la recreación y la salud.

No hay nada tan terrible en el deporte como la competencia desleal, la falta de credibilidad en la autoridades y el deseo de poder, de éxito y de dinero.

¡Imperdible!

Dirty Money: la serie de Netflix que las empresas no quieren que veas

Comentarios