“Ir a la barbería un espacio para la introspección” Entrevista con un barbero

Si entras a una barbería viéndote de una manera y sales de ella con un aspecto diferente ¿te conviertes en otra persona? Metafóricamente es así, entras, te sientas y mientras te cortan el cabello comienza una especie de meditación guiada, en el cual no solo te están cortando el cabello, te escuchan, conversas de tu vida, tus problemas, tus intereses, tus gustos, mientras que una parte de ti se va para poder dejar al descubierto una nueva versión mejorada, y  al final del corte cuando abrimos nuestro chacras y nos permitimos mirarnos al espejo y decirnos a nosotros mismos, me gusta lo que veo, me siento bien conmigo mismo.

Baruc fuente es un joven barbero, que hace apenas un año que abriera su propia barbería en la ciudad de Xalapa, y nos habla acerca de su trabajo.

“Cuando corto el cabello estoy enfocado solo en tres cosas, los que llegan, lo que estoy haciendo y en lo que estoy platicando con el cliente”

Un territorio neutral donde se comparten gustos, historias, anécdotas viejas y posiblemente un lugar al que no exista una razón para dejar de ir a menos que por alguna razón tu cabello deje de crecer.

  “Me gusta escuchar los problemas de la gente, compartir información e intereses intelectuales, normalmente no me voy por hacer platica sobre temas como el fútbol y esas cosas, prefiero conversar sobre las series o películas que les gusten, y preguntarles porque les gustan y si las recomiendan”

Por un periodo de una hora o 50 minutos en promedio, un barbero se convierte en un maestro zen, que busca diseñar una imagen de acuerdo a las necesidades y gustos de la persona.

barbeshop

“Hay muchas personas que se la pasan satisfaciendo a los demás, viven con una apariencia que nos les gusta pero los acomoda en algún lugar, o les da miedo salir de su zona de confort y no se atreven a pedir el corte que en verdad desean”

Baruc nos cuenta que si bien ser barbero es un trabajo del que puede vivir bien y una de las cosas que más disfruta de su vida no es algo a lo que quiera dedicarse para siempre

“Mi plan era aprender a cortar el cabello e irme a otro país, viajar y cortar el cabello en otras partes del mundo, conocer otras culturas, otros países, otro tipo de personas,  en realidad nunca he visto la barbería como un trabajo que me moleste hacer, siempre lo he disfrutado mucho, pero tampoco es mi pasión en la vida, por lo mismo de que me interesan hacer muchas otras cosas, pero de eso se trata de tener los huevos de hacer las cosas que quieres hacer”  

“Hay una frase que me gusta mucho, “conócete a ti mismo” y es algo que me gustaría que mis clientes lo supieran, que busquen ser auténticos, no se dejen llevar por cosas sin importancia, disfruten de todos los aspectos de su vida”

Así que sí que si buscas un momento de paz, o no estás de ánimo o simplemente quieres sentirte mejor contigo mismo ve y hazte un corte eso sin duda te animará, y déjate llevar, hazte el corte que siempre quisiste, sin importar el qué dirán.

barberia

Comentarios