En nuestra mente vive una idea poderosa: los tríos sexuales nos prenden más de lo que quisiéramos reconocer.

Es por eso que investigadores de la Universidad de Nuevo Brunswick revelaron, a través de un estudio, que los universitarios canadienses piensan con más libertad en los tríos sexuales, pero no los experimentan debido al temor de ser estigmatizados.

¿Qué nos detiene a experimentar  de nuestra sexualidad? Ya saben, el típico miedo al “qué dirán”.

trío sexual

Los investigadores encuestaron a 300 estudiantes canadienses, y les preguntaron si habían tenido un trío sexual, o si estaban interesados en tener uno, y qué combinación de sexos les gustaría probar.

En general, los hombres, tal vez no les sorprenda, mostraron más interés en tener tríos sexuales que las mujeres.

La Dra. Ashley Thompson, coordinadora de la investigación, dijo:

En general, la investigación sexual revela que los hombres tienen más interés en estas prácticas sexuales, independientemente del tipo: si es oral o anal…; casual o comprometido…

Pero encontraron que los hombres también están preocupados por el estigma de la actividad sexual con otros hombres, pues se mostraron dos veces más propensos a informar que estaban interesados en tríos que involucran a dos mujeres que en un trío que involucra a dos hombres y una mujer.

Thompson dice que los resultados nos “explican la forma en que nuestra sociedad ve el comportamiento y contacto con personas del mismo sexo”.

Thompson añadió:

Hay guiones o mensajes en los medios de comunicación y la sociedad en su conjunto que refuerzan la idea de que es cool o hot tener un trío con dos mujeres, pero no con dos hombres. 

Según este estudio, las mujeres están más preocupadas por el estigma de experimentar con la sexualidad; muestran tan poco interés en este tipo de actividades que resulta fácil pensar en toda una serie de miedos que rodean a esta conducta.

La investigadora agrega: 

Las mujeres, en particular, pueden experimentar más repercusiones negativas que los hombres. El impacto puede estar relacionado con el estigma, convirtiéndose en sentimientos de culpa y vergüenza.

Por tanto, ¿por qué no dejamos de preocuparnos por lo que las personas puedan pensar de nosotros? Es momento de arrojarse al mundo para experimentar una sexualidad más amplia, libre de prejuicios, saludable y muy, pero muy emocionante.

¡Atrévete a conocer tu cuerpo!

Vía: The Independent

 

Comentarios