De haber sido católico, seguramente hubiese sido excomulgado. Pero no, José Saramago, escritor ganador del Premio Nobel de Literatura en 1998, no era católico. Sin embargo, es posible que haya sido uno de los hombres con más fe en la humanidad de los últimos tiempos.

Falleció el 18 de junio de 2010. Y a unas horas de su muerte, L’Osservatore Romano, el periódico de la ciudad del Vaticano, ya publicaba un artículo donde declaraba al escritor como un indeseable para la comunidad religiosa.

jose-saramago-muere-87-aos

¿Qué hizo Saramago para causar tanto enojo a la iglesia? Libertad de expresión. Eso fue todo. La cantidad de agresiones que recibió tras publicar textos, donde dejaba en claro su posición frente a una teoría creacionista bastaron para descalificar su labor.

Los intelectuales de derecha se encargaron de desprestigiar sus obras. Era obvio que eso ocurriera cuando él mismo se declaraba comunista de nacimiento. Gran parte de su trabajo estaba enfocado a la causa social.

Una de sus obras más polémicas es El Evangelio según Jesucristo (1991). En él reelabora la historia de Jesús para señalar otra perspectiva de los pasajes más famosos de su vida. Por ejemplo, narra el terror que pudo haber experimentado José (esposo de María) al no dar aviso público de la matanza de niños que se aproximaba.

jose-saramago-1

Y eso no es todo, el relato cuestiona cada una de las acciones que caracterizaron a la pasión de Cristo, para poner en tela de juicio las razones de un Dios que manda a su hijo a ser crucificado. En esta sencilla reflexión, remarca su intención por reconstruir las instituciones.

Muchas otras de sus obras dejaban ver su posición ante la iglesia; lo realmente interesante es que su actitud pacífica, tolerante y reflexiva haría que fuera percibido como un ser con gran conocimiento del significado de la palabra fe.

Acérrimo defensor de los derechos humanos, siempre consideró que había que ir más allá de simples recomendaciones para la convivencia, diciendo que no podíamos conformarnos con una lista de garantías individuales atrapadas en el papel.

Saramago nació un 16 de noviembre de 1922 en Portugal.

Comentarios