Esto es romance, nada de cursilerías. Por años la gente ha visto telenovelas o películas románticas palomeras y ha expresados múltiples “¡aww, qué romántico!” cuando ni siquiera se acercan al grado de profundidad en los sentimientos que envuelven a una buena historia.

“Las películas románticas son para chicas”, nada más equivocado; ellas también pueden ver cosas rudas. “Macho que se respete sólo ve acción”, pues déjenme decirles que un buen drama puede ser más intrépido que esas cintas de veloces y enfurecidos. Es por eso que nos vemos en la obligación de mostrar lo que es un metraje hecho y derecho.

Kimi no na wa (2016)

Los sentimientos no sólo son de carne y hueso, algunas veces llegan a través de dibujos; eso es lo que Shinkai pretende enseñarnos en una historia fresca sobre la forma en la que podemos encontrar a ese “alguien”. No volveremos a ver el anime como simples caricaturas (algo que Miyasaki, ya había dejado muy en claro).


Sing Street (2016)

Otro metraje que vio la luz en 2016, rompiendo el estigma de que los musicales preparatorianos se habían quedado años atrás, cuando el único pretexto para poder acercarte a la chica que te gustaba era rebelarte contra el status quo. Convertirte en estrella de rock, enfrentarte con bravucones y ayudar a tu hermano con sus problemas de adicción, así es Sing Street.


Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004)

El tropezar dos veces con la misma piedra es  una conducta que el ser humano lleva intrínsecamente, no importa cuánto te alejes o los deseos que tengas de olvidarla. Jim Carrey nos demuestra que puede ser más que un comediante, y Kate Winslet se reivindica en el género.


Amantes del círculo polar (1998)

Dos personas que están ligadas una a la otra, desde su infancia hasta el fin de sus vidas; es una descripción que no le hace nada de justicia a una trama tan profunda y un poco complicada, por lo que si no estamos atentos a los detalles, nos perderemos esos pequeños destellos que la convierten en un trabajo que merece la pena ver (Mr Nobody retoma esta historia).


 La Délicatesse (2012)

No puede existir una lista de romance sin mencionar París  después de una gran tragedia romántica puede existir un interesante melodrama.


Bastille (2006)

Una buena película se juzga por su calidad, nunca por su duración: eso es lo que este tipo de cortometrajes refuerza: “menos es más”. Enamorarte sin querer de tu esposa puede ser tan triste y profundo como pocas cosas en el mundo; con esta historia iremos más allá de un simple drama de matrimonio.


Silver Lining Playbook (2012)

Es aquí donde Hollywood entra en escena con una propuesta un poco distinta al típico encuentro de cuento de hadas. Dicen que el amor nos vuelve locos, ¿qué pasa cuando ya lo estabas? Quizá Neruda se refería a esto cuando escribió acerca del placer de la locura.


Bonus

Quizá la trama principal de esta cinta no sea el romance, pero muchos estaremos de acuerdo en que los primeros siete minutos son una de las mejores historias de amor, la cual podría destrozar el argumento de casi cualquier telenovela en la última década. Por supuesto, hablamos de Up (2009),

¿Cuál es la historia más romántica y menos cursi que has visto en la pantalla grande? 

Las películas más tristes de los últimos 20 años

Comentarios