Así como se dice que los hombres no lloran, es común escuchar que las mujeres no cagan, un mito que por más absurdo que parezca (porque todos cagamos) sigue acechando el pensamiento colectivo. Una persona promedio acude al baño de 3 a 21 veces a la semana y entre menor sea el número, mayor la posibilidad de que exista estreñimiento, el cual es padecido por 3 de cada 10 mujeres en nuestro país. Del total de personas que sufren este padecimiento, 35% presentan grados crónicos y de este, 80% son mujeres.
inodoro2
Y el problema no sólo es el no poder evacuar, sino que trae consigo consecuencias más profundas como depresión y ansiedad. Las mujeres también son más proclives a padecer estreñimiento debido a que están expuestas a más estrés que los hombres debido a las responsabilidades familiares, modulaciones hormonales y las presiones y expectativas sociales.
A esto hay que sumarle las preocupaciones comunes sobre la higiene, o la vergüenza sobre el olor y el ruido, mientras que están en el baño público, o la inconveniencia de utilizar los baños fuera de la casa. Existen historias sobre mujeres yendo al baño en distintos pisos de sus trabajos y artículos sobre las mujeres que pasan a medidas extremas para disfrazar ese momento en el baño (como flexionar sus piernas hacia arriba para que no sean visibles) los cuales son más comunes de lo que creeríamos.
mujer
Estos son sólo un par de ejemplos pero no dejemos de lado los casos cuando una relación empieza a tomar mayor confianza y es hora de ir al baño en casa del novio o los suegros. Y qué decir si deciden mudarse juntos, donde no sólo los gastos serán compartidos sino todos los espacios del hogar.
Dejemos atrás estos mitos, los cuales pueden llegar a afectar nuestro organismo y también dejemos atrás los tabúes, especialmente los ligados a cuestiones de género.

Comentarios