La convivencia de los seres con el entorno nos lleva movernos hacia la contemplación, hacia el sentido verdadero de estar y ser, a la comunión espacial y espiritual. Luis Barragán, nacido el 9 de marzo de 1909 entendía en la arquitectura la razón de la vida.

Es considerado el arquitecto mexicano más destacado del siglo XX. Y es el único mexicano que ha recibido el premio Pritzker, en el año de 1980. El Pritzker es otorgado por la fundación estadounidense Hyatt, y es considerado el galardón con mayor prestigio a nivel mundial, por lo cual es conocido como el Nobel o el Oscar de la arquitectura.

Luis Barragán

Según palabras de su colega Andrés Casillas de Alba, una frase que Barragán repetía con ahínco era:

“No miren lo que yo hago, miren lo que yo vi”

Luis Barragán nació en Guadalajara, Jalisco; pero su visión ha transformado diversos espacios en todo México. Su obra es una mezcla de estilos tradicionales en dedicación absoluta. De hecho, una de sus premisas dictaba que había que tomar un trabajo a la vez.

Luis Barragán

No ser un arquitecto convencional fue la clave de su éxito. Ser siempre propositivo fue la clave que lo llevó al reconocimiento de su trabajo. Además, como aclara la crítica de arte Avelina Lesper, “Los seres humanos tenemos necesidad de la belleza”.

Este 2017 cumpliría 115 años. Sus estructuras permanecen y su visón mueve a los nuevos talentos, para imitar o para romper con su enseñanza. Su trabajo es referencia inminente para las generaciones venideras.

En su legado destacan obras como las Torres de Satélite, Casa Harper, Casa Enrique Aguilar, Casa Pizarro Suárez, Jardines del Pedregal en San Ángel, Faro del Comercio, en Monterrey, entre otras más.

La Universidad Nacional autónoma de México comparte el siguiente video en su cuenta de Twitter con sus obras más emblemáticas:

Luis Barragán falleció el 22 de noviembre de 1988.

Comentarios