El dato más antiguo conocido por el hombre sobre posesiones demoníacas lo encontramos en tablillas con escrituras cuneiformes de los Sumerios. Estos llamaban a sus exorcistas Ashipu y a los demonios que causaban las enfermedades Gid-dim. Hoy en día la iglesia católica se encuentra en una posición más abierta sobre este tema, incluso imparte un curso anual para preparar exorcistas y seguir este manual para realizar un exorcismo.

También existe una Asociación Internacional de Exorcistas en la que uno de sus fundadores es uno de los exorcistas más reconocidos por la iglesia católica, el padre Gabriele Amorth. A lo largo de su vida, que terminó recientemente, el padre Gabriele afirmó que realizó este ritual más de 50,000 veces.

El primer paso que todo exorcista debe realizar es obtener el permiso de un obispo para poder comenzar el ritual. Para esto se debe documentar y presentar evidencias ante la Santa Sede. Dentro de éstas, las comunes son una aversión a los símbolos religiosos, incluidos la oración e imágenes consideradas sagradas.

Incluye también hablar en muchos idiomas y lenguas muertas que el individuo no tendría posibilidad de dominar, inclusive contar con una fuerza sobre humana o sufrir espasmos corporales muy violentos. Después de comprobar la existencia de una posesión, el exorcista debe de armar un grupo de por lo menos ocho personas incluidas un médico.

El exorcismis et supplicationibus quibusdam (rito de exorcismo y oraciones para circunstancias particulares) debe de iniciar con aspersión de agua bendita con la cual se recuerda el bautismo. Inmediatamente después se pronuncia la letanía para solicitar ayuda a todos los santos, con esto el rito comienza oficialmente y el exorcista ya no puede parar. Más o menos después de cincuenta oraciones el exorcista debe de hacer contacto físico en la frente del afligido para preguntarle el nombre al demonio.

Conocer el nombre le da poder al cura sobre éste y así puede ordenarle que regrese al infierno. Según el Vaticano solamente el 2% de las posesiones demoniacas son reales el otro 98% son enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia o trastorno obsesivo.

Comentarios