Donatien Alphonse François de Sade, mejor conocido como el Marqués de Sade, nació un 2 de junio de 1740.

Escritor francés que dejó obras como: 120 Días en SodomaJustine y los Infortunios de la Virtud, Aline y Valcour y Los Crímenes del Amor.

Al Marqués de Sade se le acusó de crímenes sexuales y la iglesia consideró sus textos malditos.

La sexualidad del Marqués

Gracias al escritor es que surge el término “sadismo”, el cual es una conducta o comportamiento sexual.

Ésta consiste en infligir sufrimiento físico o psíquico a otra persona para experimentar excitación y satisfacción sexual.

La literatura del Marqués de Sade es reconocida por tener cierto contenido sexualL sin embargo, detrás de su escritura hay más que eso.

Las personas rechazan sus escritos porque muestran el lado oscuro de la mente humana, una visión moral inadecuada.

Para él se debían seguir las pasiones más obscuras, sin importar que estas afectaran la vida humana.

La sexualidad en los textos del Marqués cae en el extremismo, lo que vuelve sus textos difíciles de leer.

Una vida llena de extremos

La misma vida del Marqués de Sade fue una vida llena de excesos, un personaje que no conocía los límites.

“Respetemos eternamente el vicio y no combatamos sino la virtud”.

Su vida estuvo rodeada por prostitutas y pasó un tercio de su vida encarcelado o en asilos psiquiátricos.

“La crueldad lejos de ser un vicio es el primer sentimiento que imprime en nosotros la naturaleza”.

Un hombre que disfrutaba de los placeres de la vida y que vivió rodeado de mujeres.

Tal vez los encierros le mostraron al filósofo las dos caras de la vida, por un lado los vicios y por otro la crueldad y la incomprensión del mundo.

“Imperioso, colérico, irascible, extremo en todo, con una imaginación disoluta como nunca se ha visto, ateo al punto del fanatismo, ahí me tenéis en pocas palabras… Mátenme de nuevo o tómenme como soy, porque no cambiaré”.

 

 

 

Comentarios