Amnistía Internacional revela en su informe 16/17 que México vive una de las peores crisis de derechos humanos en todo el hemisferio. Panorama que lamentablemente no sorprende ante la cantidad de casos de injusticia que se perciben todo los días en el país.

El documento señala el aumento de obstáculos para el cumplimiento y verdadero respeto de los derechos humanos en América Latina, haciendo hincapié en países como Venezuela, El Salvador, Honduras, Guatemala y por supuesto México.

derechos humanos

El principal problema es la falta de voluntades políticas eficaces. Es decir, la ausencia de acciones reales, planeadas y contempladas, por parte de las autoridades en turno para asegurar una vida digna a todas las personas.

“Son demasiados los líderes que, en vez de luchar por los derechos de la gente, han adoptado por conveniencia política una agenda deshumanizadora. Muchos violan los derechos de grupos utilizados como chivos expiatorios para marcarse tantos políticos o desviar la atención de su propio fracaso a la hora de garantizar derechos económicos y sociales” Salil Shetty, Srio. Gral. Amnistía Internacional

La corrupción en las instituciones juega un papel importante para el deterioro de la sociedad. Se ha vuelto práctica común el mal uso de los recursos destinados para ofrecer seguridad y protección a los ciudadanos que lo necesitan (todos).

derechos humanos

A esto se suma la hostilidad generada por las políticas antimigrantes de Donald Trump, la cuales desembocan en una ola de violencia y negación de la integridad de todas las personas. Así, el vecino al sur, México, recibe el peor trato.

Dentro y fuera del territorio nacional aparecen casos que agravan la crisis que vive el país. Cada suceso afecta inevitablemente la puesta en marcha de los derechos humanos en todas las regiones. Aspectos como el narcotráfico, la supuesta lucha contra la delincuencia organizada, el desvío de recursos y la falta de asistencia social son indicadores contundentes de esta crisis.

¿Cuándo mejorarán las cosas? Demos el primer paso.

Comentarios