¿Qué hacíamos antes de que existiera Netflix? Probablemente pasar horas cambiándole a la tele entre todos los comerciales, pagar un dineral por el cable (porque no es de Dios la televisión nacional) para terminar viendo las mismas repeticiones de series dobladas de siempre o  convivir con la gente.

Y luego llegó San Netflix a nuestras vidas, celulares, tablets y todo lo que tenga pantalla e internet. Hay tanto que ver ahí que nos falta vida. Ahora las peleas que destruyen los hogares y relaciones son sobre qué ver, pero ya no más. Aquí les dejo una lista con las 8 cosas que pueden ver este fin de semana.

PARA MARATONEAR

Black Mirror

Tiene 3 temporadas disponibles para hacerse adictos. Original de la BBC, estos señores saben lo que hacen. Cada capítulo es diferente, como si vieran una mini película que los dejará un poco perturbados y llenos de ideas al finalizar cada episodio. La serie se centra en la sátira social de cómo vivimos la tecnología, sin ser humorística y plantea escenarios a los que podría llegar el ser humano llevado al extremo.

Las guerras clónicas

Con la fiebre de Star Wars que existe en este mundo desde los años 70 no podían tener suficiente y mucha gente se equivoca al pensar que por ser una serie de animación va dirigida a niños, nada más incorrecto. Todo inicia con la película de las guerras clónicas, para continuar con la serie, para entender todo el contexto de lo que no se vio en los episodios II y III. Si quieren entender por qué dolió tanto la ejecución de la orden 66, no se la pueden perder.

Once Upon a Time

Para aquellos fans de Disney, llegó hace unos años la serie que revive sus historias más famosas para traerlas al mundo real y dar la continuación de “lo que no se vio”. Ambientada en el pueblo ficticio de Storybrooke, algunos de sus personajes principales son Blanca Nieves y su príncipe, Rumpelstiltskin, Pinocho, Peter Pan, la malvada bruja del Oeste, Ades, Mulán, Elsa y Anna, el Capitán Garfio y las innumerables brujas y princesas de los cuentos de hadas.

PARA NO CONVIVIR EL VIERNES (O SÁBADO)

Stranger Things

Si aún hay gente que no la ha visto y no entiende por qué todos odiamos al Demogorgon, este es su momento de redimirse con el mundo.

Esta serie original de Netflix no solo es el gran regreso de Winona Ryder al ojo público, también es la serie perfecta para los amantes de la ciencia ficción, el thriller y las referencias cinematográficas ochenteras. Con el primer capítulo quedarán picados.

G. A .R. A. N .T. I.Z. A. D .O

Sofía Expuesta

La standupera mexicana Sofía Niño de Rivera presentó uno de sus shows en Guadalajara, donde se grabó este especial que dura poco más de una hora. Su conocido humor negro y facilidad para ir hilando sus cagadas historias personales con cosas que todos nos preguntamos, cómo: ¿qué relación tienen las señoras y los tuppers? Ella nos hace pasar un buen rato, es recomendable para esos momentos de desestrés de la semana.

PARA LOS ROMÁNTICOS

Alguien más

Protagonizada por Ana Serradilla y producida por Canal Once, para muchos llegó como la respuesta a la inconclusa Soy tu Fan. Pero aunque tiene a varios de los mismos productores y escritores, tenemos un elenco diferente (con alguno que otro reciclado) y una nueva historia basada en la vida de un grupo de chavorrucos treintones de forma relajada, con buenos diálogos y que retrata la realidad amorosa de muchos.

Easy

Otra de las originales de Netflix. Siguiendo la moda de que cada capítulo sea diferente, esta primera temporada es una prometedora tragicomedia que dura media hora por episodio, donde el tema principal son la relaciones de pareja, desde diferentes ópticas. Vale mucho la pena, no solo por ver la diversidad de actores desde Orlando Bloom hasta Aislinn Derbez, sino porque demuestra que a veces una buena historia puede contarse de forma breve.

About time

Protagonizada por Rachel McAdams y Domhnall Gleeson (a.k.a. el hermano de Ron Weasley o el General Hux) llega una historia de amor que no solo está basada en la pareja. Domhnall descubre que puede viajar en el tiempo y rehacer o cambiar su pasado a su conveniencia, para conocer a la chica de sus sueños o o arreglar problemas de su vida y de sus seres queridos. Es una película fácil de ver, sentimental y con buenas reflexiones. Se vale llorar los últimos 20 minutos.

¡De nada!

Comentarios