El conflicto es parte de la naturaleza humana, desde el inicio de los tiempos nos hemos dividido; izquierda o derecha, blanco o negro, Coca Cola o Pepsi. La nueva batalla es entre los servicios en streaming y la televisoras tradicionales.

Televisión, punto y aparte

Hoy en día las estadísticas nos indican que casi 1 de cada 100 personas en el mundo tiene una cuenta de servicio de streaming (sin contar a los que comparten cuenta), 2014 fue el gran boom de las series originales, ya no sólo HBO (también transmite online) hacía series adictivas; lo que originó el incremento en las personas que usan estas nuevas plataformas.

Para los que vivimos en México la compañía Televisa nos sonará muy familiar, ya que junto con TV Azteca son las televisoras concesionadas más grandes (casi las únicas) del país. En febrero, la primera de ellas cruzó al otro lado y es así como nació Blim, un servicio donde las telenovelas, series y programas se retransmitirá a través de Internet (Igual que Netflix).

El priorizar los contenidos creados por Televisa, ha repercutido en la transmisión de los mismos. Empresas de televisión por cable, han tomado la decisión de retirar los canales de pago de esta compañía; debido al incremento de precio en los derechos de transmisión.

Es aquí donde la televisora llega con un el servicio de streaming y le dice que le cobrará más por el privilegio de transmitir su programación. Es probable que 10 años atrás, cuando Netflix no era el monstruo online que hoy conocemos, hubieran accedido al aumento o sólo retiraría el contenido sin ningún aviso; pero la compañía de la N, no eliminó solamente este contenido de su catalogo, sino que lo gritó a los cuatro vientos (Con gif, publicaciones, tweets, hasta un spot) y se sintieron orgullosos de ello.

¿Quién ganará esta feroz batalla? ¿Los usuarios serán fieles a las televisoras? ¿Los servicios en streaming derrocarán al imperio? ¿Mia Colucci terminará la preparatoria?

ACTUALIZACIÓN

Después de casi tres semanas, tenemos el primer derechazo al aire por parte de Televisa, donde publicaron en su página oficial de Facebook (Blim). Un video que muestra las mismas secuencias que el spot de Netflix, con la diferencia que mencionan al Señor de los Cielos y Rebelde como iconos de programación, afirmando con esto algún tipo de superioridad.

Es interesante como dos grandes corporaciones utilizan “ataques a discreción” (como dirían en el ejército) no visto desde tiempos de Coca-Cola y Pepsi. Para los usuarios, casi siempre la competencia involucra una mejora constante en los servicios y es probable que este sea un nuevo comienzo.
¿Quién ganará esta feroz batalla? ¿Blim habrá tardado mucho en responder? ¿Los usuarios serán fieles a las televisoras? ¿Los servicios en streaming derrocarán al imperio? Y seguimos con la duda: ¿Mia Colucci terminará la preparatoria?

Comentarios