Todo fan que se respeta de Star Wars ha leído, pensado y discutido incontables teorías sobre la galaxia lejana y sus personajes. Pero durante mucho tiempo, hemos (los fans) solapado a los Skywalker. Ellos han sido causantes de todos los males de la galaxia. Nos han tratado de meter a la cabeza que son los héroes, pero la triste realidad es que no lo son. Son todo lo contrario y a continuación va mi explicación del por qué de ésto.

Empecemos con la primera Skywalker que se cruza en nuestro camino en las películas. Shmi Skywalker Lars, mamá de Anakin, abuela de Luke y Leia, bisabuela de Ben. Esclava desde pequeña. A pesar de ser una buena y amable persona logró la libertad después de años de servicio a Watto, de la mano de Cliegg Lars. Si bien no hizo mal directamente a la galaxia, dio a luz a Anakin, quien, al tener un apego a su madre, destruyó la república.

Anakin Skywalker. Supuestamente el elegido para darle balance a la fuerza. El pequeño Anakin nació de milagro en el arenoso planeta de Tatooine donde en un golpe de destino (o mala suerte), cruzó caminos con el maestro Jedi Qui-Gon Jinn, la reina de Naboo Amidala (haciéndose pasar por una handmaiden), y el droide R2-D2. Todos sabemos lo que pasó aquí. El tema es que Anakin nunca logró deshacerse del miedo que tenía de perder a su madre, miedo que de una manera muy Freudiana, pasó a tener con Padme. Y si bien uno podría decir que se fue al lado oscuro de la fuerza por amor, realmente, se fue por egoísta. Por no querer vivir en un mundo sin las personas que él quería.

Anakin no solo se fue al lado oscuro, fue parte esencial de la ejecución de la Orden 66 responsable de mandar a los Jedis al borde de la extinción. Sin mencionar que destruyó la República galáctica y empezó un nuevo imperio de absolutismo y oscuridad. Terminó matando a Padmé y durante años vivió al servicio del hombre que lo engañó con falsas promesas de salvarla como Darth Vader.

Luke Skywalker. Hijo de Anakin y Padmé y hermano de Leia. Como su padre antes que él, Luke Skywalker creció en el caluroso planeta de Tatooine, en la granja de su tío Owen y Beru Lars. Su vida cambió para siempre después de que C-3P0 y R2-D2 aparecieron con los planos de la Estrella de la Muerte y un holograma de su hermana Leia Organa pidiendo la ayuda de Obi-Wan Kenobi. Vayamos varios instantes adelante, igual que su padre, por no querer ver a la gente que estima en problemas, interrumpe su entrenamiento y cae en una trampa del Imperio y ocasiona la captura de su cuate Han Solo.

Posteriormente, a medio morir, logra que su papá asesine al emperador y una vez que la rebelión triunfa, se da a la tarea de crear una nueva orden de Jedis que al primer instante en el que las cosas se le van chuecas, decide dejar todo y huir sin decirle a nadie a dónde irá. Permitiendo la alza de un nuevo régimen oscuro y totalitario.

Leia Organa (Skywalker de nacimiento). Con Leia es donde nos damos cuenta que el problema no es la arena de Tatooine ni el estar expuesto a dos grandes soles a diario. El problema son los genes. Leia Organa fue criada por el Senador Bail Organa y la Reina Breha de Alderaan. Antes de adelantarnos en la historia, la verdad es que como personaje, tiene muchas cosas que se le pueden admirar, como cuando fue parte de la alianza rebelde. Sin embargo, dejó mucho que desear al momento que atraparon a su interés romántico. Dejando a un lado todos los planes de la alianza para ir en su rescate, que honestamente no era totalmente necesario para la causa.

Es evidente (por lo menos lo que las películas muestran) que no se molestó en aprender realmente a usar la fuerza, por lo que se le hizo fácil mandar a Ben a estudiar con Luke cuando sintió que la maternidad la estaba sobrepasando por tener un hijo con sensibilidad a la fuerza.

Ben Solo (mitad Skywalker). Ben Solo es el fruto de la relación amor y odio entre Leia y Han. Como todo matrimonio tumultuoso, dejó ciertos sentimientos encontrados en Ben que lo dejaron dos-tres vulnerable ante Snoke, lider supremo de la Primer Orden.

Tras ser seducido por el lado oscuro de la fuerza Ben tomó el nombre de Kylo Ren y destruyó todo lo que su tío había intentado reconstruir. Apoyando una causa nuevamente totalitaria y oscura, porque muy en el fondo… los Skywalker lo único que quieren es darle en toda su madre a la galaxia.

 

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorLos mejores reality shows según IMDb
Artículo siguienteTintas nacionales, el cómic mexicano no está muerto
Andrea es una Potterhead de corazón, Shadowhunter de fin de semana y Lady Sith cuando la hacen enojar. Es una entusiasta de la vida sana pero los fines y puentes come cosas gordas sin que nadie lo sepa. Le gusta hacer yoga, meditar y leer el Tarot de vez en cuando. Su placer culpable favorito son las paletas de horchata de la zona azul (en la republica hermana de Satélite). Tiene más libros que sentimientos y su palabra favorita es: furthermore. Empezó a escribir cuando JK Rowling se tardó la vida en sacar la quinta parte de HP y lleva desde la prepa trabajando en una novela. Es fiel creyente de la magia, el destino y la energía. Ama el sol, los animales y las suculentas. Comparte custodia de dos bellos gatos y tiene un aceite esencial para cualquier mal del cuerpo. A diferencia de muchas personas, su Patronus es un perro y no un salmón.