La información es algo tan poderoso que puede ser un elemento peligroso para quienes la poseen, y el periodismo en México sufre por esta situación.

“Para ser buen periodista hay que ser buena persona ante todo”    -Kapuscinski-

Kapuscinski; periodista, historiador y escritor; menciona cinco sentidos que deben estar presentes en un periodista: estar, ver, oír, pensar y compartir. El problema es cuando lo que se quiere compartir afecta a ciertas cúpulas privilegiadas, trayendo consecuencias negativas para quien lo hizo público.

Ahora, el problema es que ejercer nuestra libertad de expresión (Art. 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos) implica despedirnos de nuestra seguridad. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDHdeclaró 100 homicidios de periodistas, 21 desaparecidos y 45 ataques hacia medios de comunicación del 2000 hasta 2015.

“No existen las garantías ni la seguridad para ejercer el periodismo crítico”   -Óscar a. cantú-

A principios de abril, el Periódico Norte de Juárez imprimió su última plana, despidiéndose de sus lectores; esto debido a las amenazas y la inseguridad que vivían día con día, las cuales terminaron con la vida de la periodista Miroslava Breach. Por tal motivo, Óscar A. Cantú (propietario del matutino) tomó la decisión de cerrar la medio antes de que la situación se repitiera.

Periodismo en México - norte

Fuente

Un caso más

Ante la denuncia de violencia en el estado de Veracruz, el número 1821 de la revista Proceso fue completamente retirado de los puntos de venta en la ciudad de Xalapa, Coatzacoalcos, Córdoba y Orizaba. En protesta, el grupo llamado “Anonymous” amenazó con bloquear la página oficial del Gobierno de Veracruz y posteriormente lo cumplió.

Lo interesante del artículo no sólo es la información del ciberataque al gobierno, sino que la persona que lo escribió, Regina Martínez, es una de las periodistas víctimas de la violencia hacia los medios en el estado.

¿Por qué hay más noticias de México fuera de él?

Muchos consideran que el periodismo en México se ha convertido en una profesión demasiado peligrosa; algunos dicen que puede ser menos arriesgado cubrir una “guerra” que sobrevivir a las consecuencias de publicar la verdad en el país.

Quizá el problema no es la restricción de imprenta, sino la autocensura que tenemos por miedo a escribir lo que realmente pasa.

¿Qué piensas del periodismo en México?

Comentarios