Hace tiempo, en una plataforma muy, muy lejana.

Es un periodo de guerra digital entre Redes Sociales, Facebook, que había sido la inspiración para nuevos emprendedores, como en su tiempo lo fue Google, parece no ser ese buen canciller que todos habíamos pensado.

La Amenaza Fantasma

En 2010 vimos el nacimiento de una red social inspirada en compartir fotografías llamada Instagram: algo que nos recordaba a Metroflog pero con vestimenta de App llevando todo con un sentido más “artístico” y sin límite de imágenes. Con ello se creó una de las mejores formas etiquetar conceptos a través de “hashtags”. Dos años después Facebook buscó ser la mamá de los pollitos y adquirió Instagram por mil millones, transformándola en su pequeña estrella de la muerte.

 

Instagram, parece verse reforzada constantemente con nuevas características, como la posibilidad de compartir tu vida cotidiana en pequeñas fotos o videos y que desaparecen después de un tiempo (similar a Snapchat). Cuando creemos que no se le pueden meter más funciones, agregan Instagram Live, para realizar grabaciones en directo.

Por otro lado tenemos a WhatsApp, el servicio de mensajería más usado (no el mejor), que también fue parte de la misma jugada de Facebook, cuando intentaron vendernos Messenger de una forma que compitiera contra WhatsApp, hasta lo separaron en apps diferentes.

 

Al darse cuenta que no podían contra la popularidad de su contrincante; la gran travesía del fundador de la app de icono verde terminó, con una suma cuantiosa y unas cuantas (miles) de acciones, a cambio de su pequeño bebé el cual estableció un punto y aparte en los mensajes de texto. El cual desde que está en mano de Facebook ha tenido ciertas mejoras como las llamadas de audio y video.

Una Nueva Esperanza

Es aquí donde un llanero solitario, llamado Snapchat, hizo su gran aparición con una idea que ninguna otra generación entendería; compartir al momento fragmentos de nuestro día a día de manera efímera, una dinámica un tanto poética. Como buen pez nadando contra corriente, la ballena azul intentó comerlo.

 

La competencia siempre generará una constante lucha por ver quién ofrece la mejor experiencia al usuario, muchos nos acomodamos con una aplicación específica para cada actividad: Textos rápidos en Twitter, día a día en Snap, sacar el lado fotográfico en Instagram o simplemente ver la vida de los amigos en Facebook. Otros (utópicos) simplemente queremos todo en una.

Evan Spiegel, creador de Snapchatdeclaró un rotundo “NO” ante el intento de adquisición de Zuckerberg. Cuando no puedes contra ellos les copiasInstagram Stories. ¿Stories será la declaración a cualquier app que quiera sobresalir?, ¿Snapchat sobrevivirá?, ¿Evan se pasará al lado obscuro?.

“Siempre hay un pez más grande”

Qui Gon Jinn

 

Comentarios