“Estoy esperando mi camión en la terminal del ADO”, comienzo a tararear aquella famosa letra del El Tri mientras, efectivamente, espero el camión que me lleve a algún destino.

No pasa mucho para que comience a preguntarme de dónde vienen aquellas peculiares letras, y esa incógnita me lleva a un respuesta: el rock urbano.

Rock para todos 

La denominación de urbano no es más que un nombre para definir una corriente musical que se dio en la periferia de la Ciudad de México .

Lugares como Nezahualcóyotl, Chimalhuacan, Ecatepec, Tlalnepantla, Chalco, Naucalpan son la cuna de un género rebelde y a contra-corriente.

Nace en la década de los 60 como una imitación a grupos como The Beatles, The Rolling Stones y Pink Floyd

Bandas que tocan sin muchos arreglos musicales, con letras que reflejan su forma de vivir, que hablan las cosas como son.

Política, violencia, sexo, drogas, la vida cotidiana, las enfermedades, la religión y otros temas son válidos para estos rockeros que llevan su música a las personas.

Las diferencias 

Leyendo varios artículos, me he dado cuenta que la diferencia más marcada está en las letras; el rock urbano retrata una realidad.

A pesar de esto, también aquellos cercanos a la escena rockera mencionan que este título se dio como una forma de mercadotecnia o como una simple diferencia de clases sociales.

Bandas como Charlie Montana, Sur 16, Heavy Nopal, Interpuesto, no tienen tanta publicidad como un Café Tacuba, Los Amantes de Lola, Fobia o La Maldita Vecindad.

Esto se debe a que el rock urbano prefiere hacer música para los fans que vender millones de copias a nivel nacional.

El rock urbano vive en nuestra sangre, aunque a muchos no les parezca, pues forma parte de la historia musical de nuestro país.

Hablar del rock urbano es tocar muchísimo temas que requieren la atención de las autoridades.

Cuando todo se pone mal, nuestro mejor remedio es recurrir a la música. Y en muchas ocasiones, el rock urbano tiene la respuesta.

 

Comentarios