Una de las más importantes fiestas y sacrificios aztecas era la llamada TOXCATL. Del 23 de abril al 12 de mayo, en donde se honraba al Tezcatlipoca, señor del cielo y de la tierra.

Se seleccionaba a dos sacrificios para que representaran a cada dios. Sin embargo, el que representaba a Tezcatlipoca era tratado como un dios en la tierra.

El elegido para los sacrificios aztecas vivía con todos los lujos

Sacrificios aztecas
Representación en Jade de Tezcatlipoca – Museo Británico

En su Historia General de las cosas de la Nueva España, fray Bernardino Sahagún cuenta que para la ocasión “se mataba a un joven que se había mantenido un año “ensebándolo” (comiendo bien, durmiendo bien, etc.). Escogido entre los cautivos los sacerdotes ponían empeño en que fuera hábiles y sin defectos corporales. Una de las virtudes que debía tener era que supiese tocar bien la flauta para que fuera por las calles tocando y llevando flores. Podía andar por el pueblo con toda libertad, día y noche, pero acompañado de ocho sirvientes”.

Sacrificios aztecas
El sacrificio se le vestía con lujo y se le dejaba casar con 4 mujeres vírgenes

“Veinte días antes del sacrificio le pintaban cuerpo y cara, y le adornaban la cabeza con plumas blancas. Le peinaban el pelo, que lo tenía hasta la cintura. También le ponían aretes de oro en la orejas, y en el cuello un sartal de piedras preciosas. En las piernas llevaba cascabeles de oro que iba sonando por doquier. Durante ese periodo de “penitencia” lo casaban con 4 doncellas, vivía a todo lujo y lo honraban como a un dios ofreciéndole banquetes por todo el pueblo.”

Sacrificios aztecas
Los sacerdotes le arrancaban el corazón y luego cortaban su cabeza

El día de los sacrificios aztecas lo acostaban en la piedra, y un sacerdote con un gran cuchillo también de piedra le hería el pecho para meter la mano y arrancarle el corazón que ofrecía al sol. De ahí se arrancaba a sacrificar a todos los demás destinados para ese día. Una vez desollados, todos eran arrojados escaleras abajo, menos el “joven músico”, a quien bajaban entre cuatro hombres para después cortarle la cabeza y empalarla en un tzompantli.

Así era el Tóxcatl, vivir como un dios para que te saquen el corazón.

Los aztecas tenían los mejores platos caníbales

La gastronomía caníbal en tiempos de Moctezuma

Fuentes

http://arqueologiamexicana.mx/calendarios/toxcatl

https://www.wdl.org/es/item/10612/

http://www.mediateca.inah.gob.mx/repositorio/islandora/object/articulo%3A13871

Comentarios