¡Salud!

Brindemos cuando nadie brinda, y más si se trata de hacerlo por esas cosas raras de la vida. Agradezcamos en el momento menos oportuno; alcemos copas, vasos, tarros y botellas, dejemos de lado si es domingo, miércoles o cualquier día festivo, que nos valga madres la hora tambien, pos ya andamos entonados y festivos.

salud

¡Salud por el muerto! Gracias al recién difunto por haber existido. Te regalamos sonrisas durante el funeral. Te (nos) damos música, baile y comida; celebramos con gusto tu partida, celebramos con gusto la fortuna de haberte conocido.

¡Y esta va por los desamores! Piedras y sufrimientos de la vida, formadores del todo y de nada. Gracias por tantos corazones rotos, por las lágrimas vertidas, por las noches de peda y juerga, gracias por los cantos despechados amenizando las cantinas.

salud

Gracias a los orgasmos fallidos, calenturas que terminan auspiciadas por mano propia. Benditas personas que prenden el boiler y no se atreven a probar siquiera el agua calentada; gracias por privarse de mis caderas, de mis sudores, mis chupadas y caricias, gracias por alterar los genitales propios, y también los ajenos.

¡Pendejos! ¡Hijos y rejijos de la chingada! La que sigue va pa’ustedes, para pedirle a la vida que les otorgue lo que necesitan, más no lo que merecen. Y este trago va hasta el fondo, pa’que se cumpla el pequeño deseo de mi corazón palpitante, para seguir en la peda que ya nos anda mareando.

salud

¡La final! La final va por la vida, por lo bueno, lo malo y lo neutro, porque sin vida, no habría nada, ni existencia, ni peda, ni nada. Gracias por tanto aprendizaje, por la chingaderas y las casualidades; gracias por lo que se queda, por lo que se va, por lo que ya no existe. Gracias vida por tanta vida. Salud por lo que viene; salud por lo que ya no está. ¡Brindemos! De todos modos, algún día todo se va a acabar.

¡Bienvenidos al Purgatorio! El mejor lugar para la expiación

Comentarios