Para muchos la idea de tener relaciones sexuales o “hacer el amor” sin penetración podría sonar imposible o tonto o sin chiste. Pero el sexo sin penetración puede resultar más placentero que el acto consumado. Y es que contemplar todas las maneras en la que el cuerpo puede sentir placer sin la necesidad de la penetración es un gran ejercicio para la imaginación; además, aumenta tu conocimiento sobre el mundo de la sexualidad.

Aquí te damos algunos consejos: 

1.Usa tus manos

Las interacción sexual con las manos se reconoce más como parte del foreplay; con ellas “calentamos motores” y nos preparamos para el coito. Pero es realmente maravilloso lo que se puede lograr si te comprometes a utilizar únicamente esta parte del cuerpo.

Piénsalo: utilizamos las manos para todo, es una de las partes del cuerpo que mejor manejamos, tenemos mayor control sobre ellas a la hora de tratar temas como la velocidad, presión y colocación. Comprometerte a sólo usar tus manos puede llevarte a ti y a tu pareja a explorar mundos adictivos de placer.


2.Tu boca

Lo primero en lo que mucha gente piensa cuando se usan las palabras sexo sin penetración es en el sexo oral. Y sí, muchas veces es contemplado como una parte del foreplay, pero en realidad puede ser un acto mega íntimo y sexy, así que por sí sólo es una gran estrella.

Lo importante es que todas las partes involucradas tengan ganas de realizarlo. Nada mata más el camino al éxtasis que una persona que baja a tus partes íntimas sin muchas ganas de hacerlo.


3. Usa tus ojos

Whaaaat? Aguanta tantito en lo que te explico. Parte importante de usar las manos es saber con exactitud cómo usarlas, y en ocasiones nuestra pareja puede no estar completamente al tanto de cómo nos gusta usar las manos a nosotros.

Así que una manera divertida y mega sexy de enseñarle, es haciendo una demostración en vivo: entiéndase, masturbándote frente a tu pareja. Una demostración de cómo te gusta que te consientan puede ser de las cosas más excitantes que puedes experimentar en tu vida íntima.


4.No te quites la ropa

¿Te acuerdas de tus años adolescentes? ¿Cuando empezabas con besos y terminabas encima (o debajo) de la otra persona, tocándose y frotándose con la ropa puesta porque aún eras virgen y te daba cosita dar ese último paso? No porque ya seas sexualmente activo quiere decir que el dry humping haya perdido su magia. Tener la barrera de la ropa aumenta la tensión sexual y puede ser incluso más emocionante que terminar desnudo, además es una gran manera de tener sexo sin penetración.

Y la lista podría seguir, pero pora hora dejémoslo para otra ocasión. 

¿Tú conoces alguna otra manera? ¡Cuéntanos!

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anterior¿Tus amigos son neuróticos? Descúbrelo con su foto de perfil
Artículo siguienteChina construye su primera ciudad-bosque
Andrea es una Potterhead de corazón, Shadowhunter de fin de semana y Lady Sith cuando la hacen enojar. Es una entusiasta de la vida sana pero los fines y puentes come cosas gordas sin que nadie lo sepa. Le gusta hacer yoga, meditar y leer el Tarot de vez en cuando. Su placer culpable favorito son las paletas de horchata de la zona azul (en la republica hermana de Satélite). Tiene más libros que sentimientos y su palabra favorita es: furthermore. Empezó a escribir cuando JK Rowling se tardó la vida en sacar la quinta parte de HP y lleva desde la prepa trabajando en una novela. Es fiel creyente de la magia, el destino y la energía. Ama el sol, los animales y las suculentas. Comparte custodia de dos bellos gatos y tiene un aceite esencial para cualquier mal del cuerpo. A diferencia de muchas personas, su Patronus es un perro y no un salmón.