Tener un león miniatura es toda una aventura que solamente los esclavos, digo, dueños podemos entender. A continuación hemos colocado pequeños detalles que a diario viven los dueños de gatos cuando comparten casa con un algún minino.

Siempre que vayas a hacer algo interesante tu gato estará ahí metido en la acción para asegurarse que estés haciendo bien las cosas. Es el mejor supervisor que has encontrado en tu vida.

Tienen una visión que supera todos los aparatos militares para observar y detectar animales a lo lejos. Pero tienes que mostrarles varias veces los pedazos de comida que les estás dando antes de que se los puedan comer.

Desde hace un rato, sabes que el momento en que no encuentres cualquier objeto en tu casa, lo más seguro es que se encuentre debajo de tu sillón.

screen-shot-2016-11-02-at-12-17-58

Si tienes cabello largo, cada día se vuelve más difícil encontrar tus ligas.

Sabes bien que para los gatos el centro de su plato de comida es la parte más importante. Si no hay comida en el centro, para ellos es como si no hubiera comida en ningún lado.

screen-shot-2016-11-02-at-12-21-04

Hacer la cama pasa de ser una tarea aburrida a algo sumamente divertido.

Hay un momento en el que tienes que decidir entre tus plantas o tus gatos. No puedes tener a los dos.

Pocas cosas son igual de maravillosas como ver a tu gato convertirse en líquido. Ya sea para meterse a un jarrón, o para evitar que lo levantes para llenarlo de afecto que no ha solicitado.

Sabes que el que tu minino se siente sobre tus piernas es un gran honor. Por lo que evitarás moverte a toda costa, aun cuando tengas ganas de ir al baño.

La realidad es que ya no notas que toda tu ropa, tu casa, tu comida y tu vida se encuentra llena de pelos.

screen-shot-2016-11-02-at-12-33-57

Ya aceptaste que jamás podrás ir al baño en privado y entiendes que para los gatos hay algo de jalarle al W.C que les encanta y querrán estar ahí para ver cómo se va el agua junto con tus… otras cosas.

No sabes bien cuándo pasó, pero salir a divertirte o incluso ir a trabajar te produce culpa. Dejar a tu gato solo se siente espantoso.

Ver cajas vacías de productos disponibles te emociona porque sabes lo mucho que le encantan a tu minino.

Podrás estar tomando un jugo verde desagradable o un pedazo de pizza, lo que sea que vaya camino a tu boca, tu gato querrá probarlo. Y si alguien se atreve a decirte algo al respecto, les recuerdas que la baba de perro es mucho más desagradable que la de tu gato.

Los gatos tienen la cualidad de ser increíblemente molestos mientras son absolutamente adorables y por eso, somos felices siendo sus esclavos.

Comentarios

Artículo anterior7 personas que detestamos se suban al autobús
Artículo siguiente2016: El Boom del GIF
Andrea es una Potterhead de corazón, Shadowhunter de fin de semana y Lady Sith cuando la hacen enojar. Es una entusiasta de la vida sana pero los fines y puentes come cosas gordas sin que nadie lo sepa. Le gusta hacer yoga, meditar y leer el Tarot de vez en cuando. Su placer culpable favorito son las paletas de horchata de la zona azul (en la republica hermana de Satélite). Tiene más libros que sentimientos y su palabra favorita es: furthermore. Empezó a escribir cuando JK Rowling se tardó la vida en sacar la quinta parte de HP y lleva desde la prepa trabajando en una novela. Es fiel creyente de la magia, el destino y la energía. Ama el sol, los animales y las suculentas. Comparte custodia de dos bellos gatos y tiene un aceite esencial para cualquier mal del cuerpo. A diferencia de muchas personas, su Patronus es un perro y no un salmón.