¿Qué es ser “bravo”? Según la Real Academia de la Lengua Española, la bravura es “el esfuerzo o valentía de una persona”. Con justa razón, entonces, podemos decir que Tepito es el barrio más bravo de la Ciudad de México.

tepito
FOTO: Francisco Mata Rosas

Pese a los innumerables prejuicios que se desprenden hacia este milenario lugar —tan antiguo como la fundación de México—  los tepiteños son personas que no agachan la mirada al escuchar su nombre; saben que la vida precisa de esfuerzo y sacrificios y están dispuestos a darlo todo por obtener una vida mejor.

Más allá de la inseguridad, la violencia o el tráfico de drogas —que es innegable que existe— hay muchas otras cosas sobre este barrio. Detrás de las malas noticias, los titulares de nota roja y los rumores infundados, aquí están algunas cosas que desconocías sobre este lugar:

1.La “Reina del Albur” radica en Tepito. Su nombre es Lourdes Ruiz y es conocida tanto por los locatarios como por los curiosos que se acercan al barrio por un poco de pícara sabiduría. Su habilidad le ha valido para conseguir numerosos premios a nivel nacional.

FOTO: Anja Jensen

2.En el corazón del Barrio, se encuentra El Maracaná, un sitio donde se condensa la pasión y el amor por el fútbol. Las gardenias, son un equipo conformado por chicas travestis y transexuales; verlas en acción es un espectáculo lleno de energía y festividad.

FOTO: Enrique Ordoñez

3.La cerveza artesanal no es exclusiva de lugares hipsters y pretenciosos. En la calle de Tenochtitlán, se encuentra una de las cervecerías más famosas del barrio. Ahí, pueden disfrutarse estas deliciosas bebidas—venidas desde todas partes del mundo— a precio justo y con buena música de fondo.

FOTO: Francisco Mata Rosas

4.Sí, el arte está presente en Tepito. En la galería José María Velasco se dan cita grandes exponentes de las artes plásticas, el diseño, la fotografía y el arte conceptual. Este recinto tiene más de 60 años de vida y ha visto desfilar a grandes figuras del arte contemporáneo.

FOTO: Google Maps

5.Tepito Arte Acá, fue un movimiento que surgió en los 70. Daniel Manrique estuvo a cargo de desmantelar los prejuicios que se tenían respecto a los jóvenes habitantes del lugar. Por medio del trato, murales, exposiciones y más, ofrecían una mirada reivindicadora del alma tepiteña.

FOTO: Google Maps

6.Fue construido durante el porfiriato; las enormes vecindades fueron un proyecto que buscaba dar alojamiento a los trabajadores que venían desde fuera de la Ciudad. Durante la Revolución y en la Guerra Cristera, fueron muchos se alojaron aquí, formando así una gran familia.

FOTO: Francisco Mata Rosas

7.Tepito nunca descansa. Los comerciantes se adelantan al sol y, a las primeras horas del alba, comienzan a limpiar las calles y montar pesados fierros para recibir a los visitantes que religiosamente acuden a este lugar en busca de lo que sea.

FOTO: Francisco Mata Rosas

8.Las mejores migas, se encuentran aquí. A lo largo de los enormes e intrincados pasillos, se disponen puestos de años de tradición donde preparan este delicioso platillo, resultado de la pobreza de los difíciles tiempos pasados.

FOTO: Anja Jensen

La mayor fuente de ignorancia sobre lugares como Tepito es, sin duda, el prejuicio. Pensar que sólo es un lugar agresivo, violento y brutal donde no hay algo más que la inseguridad. Tepito es también cultura; es el reflejo del esfuerzo y la dedicación pese a las contrariedades de la vida, es el “sí, es posible” aunque todos los pronósticos parecen decir lo contrario.

 

Fotografías:

Enrique Ordoñez

Francisco Mata Rosas

Anja Jensen 

Comida chilanga que los ‘provincianos’ ven feo

Comentarios