Tenemos una buena noticia para los amantes de las “malas  palabras”. Una investigación publicada en la revista Language Sciences indica que un vocabulario vulgar no es producto de una muletilla mental o deficiencia como mucho creían. De hecho, las personas que más dicen groserías pueden tener habilidades lingüísticas más fuertes que el resto de la población. Sí, pueden ser más inteligentes. 

malas palabras

En el Vocabulario de palabras tabú y conocimiento de insultos generales: deconstruyendo el mito de la pobreza del vocabulario, los psicólogos Kristin y Timothy Jay, de la Universidad marista y el Massachusetts College of Liberal Arts, respectivamente, enfrentan dos teorías de lenguaje  para determinar el lugar que ocupan las malas palabras en nuestro idioma.

Así lo dicen:

Una suposición popular sobre el habla coloquial es que las malas palabras se utilizan porque los hablantes no pueden encontrar mejores conceptos para expresarse.

Pero la fluidez de las malas palabras revela una habilidad y enriquecimiento en el vocabulario.

 

malas palabras

Para probar esto, los investigadores pidieron a los participantes del estudio que recitaran tantas “palabras malas” como pudieran dentro de 60 segundos.

Luego compararon los hallazgos de cada prueba y determinaron que aquellos que podían enumerar más malas palabras también podrían enumerar más conceptos en otros ensayos asociativos, lo que esencialmente muestra una conexión entre la facilidad para insultar y un vocabulario general más amplio.

Si dices groserías, eres más hábil

Según The Independent, los investigadores concluyen en su trabajo que “la fluidez de malas palabras se correlaciona positivamente con otras medidas de fluidez verbal. Es decir, un léxico de “groserías” puede considerarse como un indicador de habilidades verbales saludables”.

malas palabras
Esa no es una mala palabra, Ike

Además, debido a que los investigadores clasificaron los tipos de malas palabras (calumnias, peyorativos generales, términos sexuales, etc.), pudieron determinar que “los hablantes comprenden su contenido expresivo general, así como las distinciones matizadas que deben extraerse para usar calumnias adecuadamente.”

Decir groserías, como resultado, es un signo de inteligencia verbal, en lugar de deficiencia lingüística.

¿Cuál es su palabra favorita? 

Vía: Good

Personas inteligentes son más propensas a padecer enfermedades mentales

 

Comentarios