Si piensas que ser hetero te excluye de la diversidad sexual, andas por el camino equivocado. Resulta que no hay expresión sexual que escape de este concepto. Digamos que nadie se “salva” de formar parte de las múltiples expresiones de la sexualidad.

Existen muchas instituciones que actualmente utilizan sin reparo el término ‘personas de la diversidad sexual’ y ‘personas LGBTTTI’ como sinónimos, lo cual es un grave error. Este tipo de confusiones son comunes cuando no existe la información adecuada.

directory-281476_1280

La diferencia entre los conceptos anteriores radica en que, por una parte, las personas LGBTTTI son aquellas cuya sexualidad es periférica a la heterosexual. Sin embargo, siempre debemos ser cuidadosos, pues esto no indica que todos aquí sean homosexuales, lesbianas o bisexuales.

Por otra parte, las personas de la diversidad sexual somos todos. Sí, incluso cuando se elige ser asexual. Y es que cada una de las posturas frente a la sexualidad nos ubica en las expresiones de la misma. Somos cada uno de nosotros los que hacemos posible la diversidad.

pencils-452238_1280

Lo que nos gusta hacer o no; las posiciones sexuales, las parafilias y fetiches, los modos: cursis o rudos, los besos, la ropa que usamos y hasta la interacción con la gente; nos vuelven particulares y capaces de reconocernos como seres humanos que tienen propósitos más allá de la simple reproducción.

Así que la próxima vez que escuchen a alguien decir que está en contra de la diversidad sexual, díganle que pare el mame (o don´t be an asshole!, con todo respeto), pues sólo estará demostrando su falta de conocimiento sobre el tema. O mejor, compártanle este post.

Es más, si después de leer esto le dices a uno de tus amigos, oye, hoy descubrí que soy de la diversidad sexual’, seguramente te responderá con un “tienes todo mi apoyo” o “¿por qué no me lo dijiste antes?”, incluso con un “¿piensas contárselo a tus padres?”.  Inténtenlo y verán.

¡A disfrutar se ha dicho, seres de la diversidad sexual!

 

Comentarios