La historia de Yupik es triste y desgarradora para todo aquel que ame a los animales. Se trata de una osa polar que ha sido víctima del egoísmo de la raza humana desde que llegó al mundo.

Su historia comienza con una madriguera que fue destrozada en Anchorage, Alaska durante una excavación de glaciares. Con sólo tres meses de edad, Yupik fue adquirida por el Zoológico Benito Juárez, de Morelia. Y como no se le detectaron problemas de salud, fue condenada a pasar el resto de su vida en un tipo de prisión en aislamiento.

Hasta el momento, jamás ha tenido la oportunidad de convivir con ningún otro de su especie, y aunque los osos polares son solitarios por naturaleza, la simple idea que no haya visto a alguien como ella, es muy triste. También son animales que aman la nieve, el frío, y recorrer grandes distancias en el ártico; oportunidades que jamás se le han brindado desde que llegó a México.

¿Te cuento la verdad?

ZOOCHECK, una asociación internacional para la protección de la vida silvestre en Canadá, pidió el 17 de enero de 2017 que se le hiciera a Yupik un chequeo médico extensivo para validar su estado de salud y, en caso de encontrarse en buenas condiciones, reiterar una oferta para trasladar a la osa polar a un santuario en Reino Unido, donde tendría las mejores atenciones y condiciones para continuar su vida.

Porque estaría padre que pudiera vivir en condiciones climáticas que se asemejaran a las que tendría en un ambiente natural. Dicho examen médico descubrió que se la había dejado sin atención durante años, con piezas dentales fracturadas y nervios expuestos, causándole mucho dolor, resultado de conductas estereotipadas de morder barrotes. ¿Alguna vez te ha dolido una muela? Imagina si no hubieras podido ir al dentista para aliviar el dolor.

canadazoocheck

Un resultado fatal

Eugenio Derbez subió un video en twitter pidiendo a Rafael Pacchiano, Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, tener en cuenta el bienestar de la osa y hacer todo lo posible por lograr su reubicación. Y cuando parecía que todo marchaba en favor de Yupik, las cosas se pusieron mal.

Mi mascota feliz

De un momento a otro, surgieron varios movimientos que buscaron boicotear lo que durante muchos años las asociaciones a favor de los animales trataron de lograr: el traslado de Yupik a un lugar donde tuviera las mismas condiciones climáticas que debió de haber disfrutado durante toda su vida.

Desde una petición en change.org, que argumentaba que le pasaría lo mismo que a Keiko, o sea que no se podría adaptar y moriría (por cierto, Keiko murió asesinada por los pescadores de Noruega, a quienes no les cayó en gracia tener una ballena comiendo peces cerca de sus zonas pesqueras).

change.org

Ayuda de verdad

La petición hace mención de la edad de Yupik y de lo peligroso que podría ser el traslado. Y cuestiona la veracidad del Yorkshire WildLife Park de encontrarse en Reino Unido y los motivos de ZOOCHECK para procurar el bienestar de los animales. Sin saber que estas organizaciones han invertido una cantidad masiva de dinero (increíblemente superior a los del Zoológico de Morelia) a favor de los animales; tan sólo en el traslado y adaptación de instalaciones para la llegada de Yupik han llegado a superar los $50,000 dólares (por parte de ZOOCHECK) y £300,000 libras esterlinas (casi $7,300,000 millones de pesos mexicanos) por parte de Yorkshire WildLife Park.

Quienes, por cierto, son miembros acreditados de la Asociación Británica e Irlandesa de Zoológicos y Acuarios (BIAZA) y la Asociación Europea de Zoológicos y Acuarios (EAZA). Cuentan con increíbles instalaciones con espacios extensos, terreno con sustrato y hierba natural, lagos amplios y naturales; muchísimo más que el espacio de cuatro paredes en el que se encuentra hoy Yupik.

Comité ciudadano por el trato ético a los animlaes

Yorkshire WildLife también colabora con la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), que en equipo ha desarrollado investigaciones críticas para la conservación de los osos polares y su proceso de adaptación ante las amenazas del cambio climático. Y bueno, el Zoológico de Morelia, en ninguno de los 25 años que ha tenido a Yupik, ha publicado algún tipo de estudio a favor de los osos polares, a pesar de argumentar que una razón para tenerla en cautiverio es precisamente eso.

Disturbed Wait What GIF by Yosub Kim, Content Strategy Director - Find & Share on GIPHY

Un escándalo que no ayudó a Yupik

Surgieron imágenes amarillistas, el hashtag #EstáEnCasa, y una campaña de desinformación acerca del estado médico de Yupik llevada a cabo por las autoridades encargadas del caso. Y lo lograron. La noche del 23 de febrero, a días de finalizar un movimiento que llevaba años gestionándose, el Parque Zoológico Benito Juárez (Zoológico de Morelia) y el gobernador de Michoacán, Silvano Aureola, incumplieron abruptamente el acuerdo legal con ZOOCHECK y Yorkshire Wildlife Park para reubicarla.

Pero la esperanza es lo que muere al último, y ahora se ha contactado a US Fish and Wildlife Service, el dueño legal de Yupik, para que pueda apoyar las medidas exhaustivas que se han estado realizando para lograr la mejora su calidad de vida. Ojalá funcione.

Polar Bear GIF by Head Like an Orange - Find & Share on GIPHY

¡Unámonos!

Últimos días para la vaquita marina: su extinción ha llegado

Comentarios

Artículo anterior7 razones para ver “La forma del agua” de Guillermo del Toro
Artículo siguienteEl mito de la caverna: el miedo a lo desconocido
Andrea es una Potterhead de corazón, Shadowhunter de fin de semana y Lady Sith cuando la hacen enojar. Es una entusiasta de la vida sana pero los fines y puentes come cosas gordas sin que nadie lo sepa. Le gusta hacer yoga, meditar y leer el Tarot de vez en cuando. Su placer culpable favorito son las paletas de horchata de la zona azul (en la republica hermana de Satélite). Tiene más libros que sentimientos y su palabra favorita es: furthermore. Empezó a escribir cuando JK Rowling se tardó la vida en sacar la quinta parte de HP y lleva desde la prepa trabajando en una novela. Es fiel creyente de la magia, el destino y la energía. Ama el sol, los animales y las suculentas. Comparte custodia de dos bellos gatos y tiene un aceite esencial para cualquier mal del cuerpo. A diferencia de muchas personas, su Patronus es un perro y no un salmón.